Inicio Opinión Hasta la Cocina Visión a futuro cercano

Visión a futuro cercano

59
0

Pues nada, que entre vacación y descansos, Cuauhtémoc Blanco se da sus tiempos para dedicarlos a la grilla y a los jaloneos entre partidos que no es por nada, pero los hay que vislumbran en el incipiente político, otrora futbolista de grandes batallas, un buen prospecto con posibilidad de jalarse votos.

Si ya lo logró una vez ¿por qué no habría de sucederle de nuevo? Son días de intentarlo todo, así pueda haber equivocaciones, porque finalmente, bien dice el dicho: sólo se equivoca quien hace cosas… Y sobre todo, si se puede llegar a una presidencia municipal sin la menor intención de hacer nada que no sean chanchullos ¿por qué no habría de repetirse la experiencia? Bien que mal hay muchos puestos de elección popular y aunque hay muchísimas manos levantadas, a los partidos lo que les importa es la rentabilidad electoral ante esta dispersión que propicia la oferta.

Afortunadamente y al final de cuentas, los cachavotos son artículos que pueden resultar caros, pero eso es porque lo valen, dirían los clásicos. Y así se dio la crónica dominical reportada en un diario.

Que el Cuau se fue de fiesta para escuchar las voces de los morenos cercanos a su terruño de adopción reciente, aunque al final de cuentas y antes de ser “chamaqueado”, le dijo “no gracias” al propio senador Rabindranath que, al decir del cronista, fue el invitante. Y con eso probablemente queda abierta la posibilidad de que alguien más intente obtener los favores del Cuau. Aunque es probable que ya los haya ofrecido y, conociéndolo, a mejor precio.

Lo que sigue en el aire es si ya se resolvió y de buena manera, el pequeño detalle de la falsificación de credencial del INE, o si ya entrado en esa vorágine de sacarse credenciales de donde le resulte procedente espera saber hacia dónde se mueven las ambiciones políticas y adecuarlas a la nueva dirección, nueva antigüedad, nueva ideología -¿servirá de algo?-… ¡Todo novedoso! Estando así las cosas, tiene explicación hasta la frase esa que acuñó el Cuau tocante a lo de que no lo dejan trabajar.

¿Cómo va a poder trabajar alguien que es asediado hasta a la hora de la comida por quienes ven en él esa lucecita de esperanza para futuras y ya próximas elecciones? Parafraseando a Umberto Eco, esta podría considerarse una crónica para el futuro que nos espera.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------