Inicio Opinión Hasta la Cocina Noticias malas y locas

Noticias malas y locas

45
0

Como vivimos tiempos de noticias locas, así se les diga a voz en cuello que son “fake news”, no extraña encontrarnos con la noticia de la muerte de Gustavito, a manos de algún cruel o un grupo de crueles que lo asesinaron a golpes, batazos y puñaladas en el único zoológico de El Salvador.

La crueldad en contra de los animales es algo que desgraciadamente podemos vivir a diario, al observar gente que se ensaña aún contra animales domésticos que en algún momento fueron considerados grandes amigos. Gustavito era el único hipopótamo del único zoológico del Salvador, país donde ya se han dado muertes extrañas entre la población animal en cautiverio, así sea un espacioso zoológico, y donde para desgracia de ese país centroamericano, la violencia resulta ser como el pan de cada día.

Pero no es El Salador el único lugar donde ocurren actos bárbaros de violencia. Suelen darse en muchas partes del orbe, sin recurrir por ello a mencionar los actos de terrorismos en el mundo; por ejemplo las matanzas esas en las que adolescentes asesinan a compañeros de la universidad con armamento traído de su casa. O sea, y por desgracia, nada extraño en nuestros belicosos días en los que se fomenta la violencia partir de discursos o de tuits mañaneros.

Noticias locas pues son alimento diario. Basta con mirar la portada de los diarios, escuchar los noticieros en los medios electrónicos para darnos cuenta de la interminable cantidad de locuras, así resulten ser terribles y lo peor es que de tal cantidad de noticias que nos acechan, estamos haciendo costumbre de sucesos que deberían horrorizarnos y ponernos a hacer algo para evitarlos. Sabemos diariamente de muertes violentas y esa contabilidad macabra no nos lleva sino a decirnos: unos más, otros más. El caso es que lo nuestro ya son las malas noticias, las noticias locas que se difunden ya no sólo a través de los medios tradicionales, sino vía el chismorreo de las redes. Estamos sumergidos en la locura.

Es universal, pues. Hay notas locas provenientes del exterior; las hay que se producen en nuestro país; y en esa vorágine, nuestra ciudad no se abstiene de ello. Es cosa de observar sin mucho detenimiento y ver que surge la noticia loca. ¿O cómo podría catalogarse la noticia de ese descabellado raptus del alcalde Cuauhtémoc Blanco de empeñarse en manejar a la policía cuernavacense, si él mismo necesita a un “manager” que lo maneje?

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------