Inicio Opinión Hasta la Cocina Lo que tanta falta nos hacía

Lo que tanta falta nos hacía

47
0

La monumental y suave escalinata se detiene a la misma altura de los restos piramidales de la zona arqueológica de Teopanzolco, casi para poder contemplar los templos de Tláloc y de Huitziloóztli en su parsimonia desde esa elevación que permite además, observar las demás construcciones prehispánicas brotadas en el verdoso entorno y un poco más allá, las construcciones contemporáneas de los alrededores.

Acá, de este lado, la gente podrá deleitarse en el nuevo auditorio frente a ese escenario único de pirámides precolombinas enclavado en plena zona residencial.

Desde ese inmenso escenario moderno disfrutará de la panorámica milenaria, al tiempo que podrá gozar de un concierto, una representación teatral, algún evento de los muchos que habrán de realizarse en el espacio que surge en lo que era el antiguo e impráctico auditorio de la ciudad, hoy convertido en una edificación escalonada sobre una base de colorido ocre; la otra mitad, foro cerrado para conciertos, escenificaciones, ópera, o cualquier otra manifestación artística, en un espacio cómodo y especialmente realizado con las más rigurosas especificaciones técnicas, de sonorización, de perspectiva visual, de acústica.

Un espacio de primer mundo, aquí en Cuernavaca, donde buena falta hacía un escenario de esta naturaleza, enclavado en ese entorno que amalgama lo antiguo con lo nuevo en espléndida combinación. El nuevo auditorio surge exactamente en el lugar en que estaba la vieja construcción, en Vista Hermosa, ahí frente al conjunto arqueológico que llamamos simplemente la pirámide de Teopanzolco.

Especificaciones el INAH no permitía que se hicieran excavaciones más hondas –sólo se puede llegar 20 centímetros de profundidad, por ser zona arqueológica— por lo que se tuvo que edificar prácticamente sobre lo que ya había, aprovechando la pendiente del suelo que ahora alberga bodegas, oficinas, un montacargas que servirá para llevar todo lo que se utilice en el grandioso escenario.

La terraza techada se abre al público que accederá a los anchos pasillos que rodean el foro escénico; no faltará un buen lugar para bebidas, ni tampoco otra terraza abierta donde podremos ocurrir para eventos culturales o sociales gozando una espectacular vista. El nuevo auditorio está listo y a punto de inaugurarse. Cuernavaca se lo merece.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------