Inicio Opinión Hasta la Cocina Hasta la Cocina 31-10-17

Hasta la Cocina 31-10-17

64
0

AUTONOMÍA HASTA PARA DESIGNAR SUCESOR

Será cosa de ver cómo concluye su periodo el rector Vera. Pero las cosas, tal como se presentan, no prospectan un futuro halagüeño  para este personaje que tuvo a bien interpretar la “autonomía” universitaria de forma muy sui generis. Lo malo de todo esto es que quien sale perdiendo son los universitarios y ahora –o desde hace mucho, en realidad— que a Vera Jiménez no le salen las cuentas, y las lealtades que creyó cooptadas se le están dispersando, tendrá que enfrentar una realidad quizá distinta a lo que planeó y logró mantener en tanto no se le descubrían sus triquiñuelas y, sobre todo, en tanto había dinero para repartir discrecionalmente.

Hoy son los sindicatos universitarios los que trinan y con razón. Son los dirigentes de los sindicatos los que, a falta del interlocutor adecuado, van a pedirle al encargado del gobierno estatal que intervenga ante la Federación para lograr los no pocos 500 millones que calculan se necesitarán para terminar el año pagando sueldos, aguinaldos, aportaciones, pensiones…y demás derivaciones, en estas fechas en que se está juntando todo: cambio en la rectoría de la UAEM y el rector pretendiendo manejar el tema para dejar a quien lo sustituya a modo. O sea, meter a fuerza al clásico condicional y condicionado, el brother o carnal que no empiece a escarbar ni tantito en lo que ni la Auditoría Superior de la Federación, ni mucho menos el Congreso morelense llegaron más allá de saber que hay turbiedades y el tamaño de éstas, pero quedaron fuera del conocimiento de cómo se fraguaron.

Los sindicatos por lo pronto quieren a Vera fuera, por su pretensión de meter mano en la sucesión de la rectoría. Sugieren que su salida convendría ocurriese antes del 17 de noviembre, o sea en poco más de dos semanas; que se vaya y se dedique a lo que sea, menos a actividades universitarias para las que quedó demostrado que está negado. Al igual que está negado para escoger a los cuates con los que hizo el bisnes de la construcción de obras universitarias, las que sufren los daños clásicos y bien conocidos del métele menos, más delgado, búscale más baratito… quita uno, pon dos… aunque, finalmente, parece que tomó todo.

O sea, lo que tiene alarmados a los trabajadores es que la UAEM no tenga los fondos suficientes para los pagos respectivos de fin de año. En tanto lo que tiene alarmado a Vera es la “desobediencia” de quienes rechazan a los carnalitos que pretende imponer para sustituirlo. Por eso fue entre bochornoso y burlesco el numerito que armó en Los Belenes la semana pasada, cuando simplemente se fue por la tangente y rehusó dialogar con quienes no aceptaban la terna de puros condicionales, presentada por Vera. Como quiera que sea, esto sigue dándose por capítulos. El próximo será igual de tortuoso.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------