Inicio Opinión Hasta la Cocina Hasta la Cocina 16-10-17

Hasta la Cocina 16-10-17

105
0

TRABAJANDO, LE PESE A QUIEN LE PESE

No cesa ni se detiene la intensa actividad que ha desplegado el sector oficial junto con los damnificados del peor sismo que recordamos en Morelos. No importan que sean días feriados, ni sábados o domingos porque lo urgente es llevarles a los damnificados lo indispensable para aliviarlos en lo posible el que se hayan quedado literalmente sin nada.

En Jojutla, en Jonacatepec en otros lugares donde el terremoto ha causado estragos, la ayuda ha sido constante y sigue fluyendo entre las personas que no tienen mayor alternativa más que vivir en los albergues, espacios que de momento han solucionado la gravedad de encontrarse sin techo, ni comida, ni ropa.

Por otra parte, la demolición, la reconstrucción, la revisión de viviendas que puedan presentar daños graves está en proceso desde hace semanas. El propio gobernador Graco Ramírez, quien ha estado en constante comunicación, ha visitado en diversas ocasiones a las víctimas de los terremotos, dijo que ninguno quedará a la deriva, para lo que se habrá de recurrir tantos a los  fondos federales, como a los estatales mediante el órgano desconcentrado “Unidos por Morelos”, para que cuanto antes esas víctimas reanuden su vida dentro de la normalidad.

Como era de esperarse y tal como sucedió en otras partes, también ha habido quejas. No debe ser agradable vivir en albergues. Pero hasta donde sabemos es la única manera de enfrentar los males provocados por un desastre de la magnitud del sismo del pasado septiembre. Lo importante y urgente es que esa vida en albergues sea  lo menos prolongada posible. Sin embargo,  la reconstrucción llevará un tiempo en el que no habrá de otra más que permanecer en eso espacios improvisados que, con todo, ofrecen lo indispensable.

También hay que anotar que pese a las críticas lanzadas hacia el gobierno, éste no ha dejado de realizar su labor bajo el planteamiento de que lo único importante en estos momentos es el alivio que se les puede proporcionar a aquellos que cayeron en desgracia por los efectos de la naturaleza.

Lejos de estar perdiendo el tiempo en reyertas inútiles con quienes buscan atraer hacia sí los reflectores inventando atrocidades como ese absurdo de que “la esposa” del gobernador –como si Elena Cepeda, además, no tuviese personalidad y trayectoria propia— se “roba” víveres y ayuda para los damnificados, el gobierno de Graco Ramírez ha seguido trabajando sin descanso, desde minutos después de que ocurrió el temblor del 19 septiembre.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------