Inicio Opinión Hasta la Cocina Hasta la Cocina 09-08-17

Hasta la Cocina 09-08-17

20
0

HERMANAMIENTOS

Aunque no falta quien pensó que el viaje a Chiapas que el futbolista realizó la pasada semana tuvo carácter de descanso, también hay quien piensa que nada tan lejos de eso. ¿Descansar de qué? ¿De haber  ido a la Paloma de la Paz para saludar a su partida a la minicaravana que por aquellos días andaba en lento peregrinar hacia el reloj chino de Bucareli?

Eso hay que descartarlo porque además, como recordaremos el futbolista se llamó a sí mismo “crucificado”. Los crucificados no descansan: las sagradas escrituras dicen otra cosa de esos personajes, el más famoso de ellos Jesús de Galilea, quien después de morir en la cruz resucitó al tercer día. En cambio, el futbolista, al tercer día de haberse declarado crucificado y a causa de ello abandonar la peregrinación, estaba sentadito frente a René Juárez, el ex gobernador de Guerrero y muchos otros “ex” quien se hizo cargo de la subsecretaría de gobierno de la SEGOB, cuando en uno de los enroques presidenciales, Osorio Chong se quedó sin Luis Enrique Miranda, enviado presidencial a la SEDESOL.

De manera que si hubiese sido “viaje de descanso”, no tendría justificación. En cambio, lo que pretextó el futbolista cuando dijo que el viaje obedecía a la búsqueda de un “hermanamiento” de Cuernavaca con Palenque, cobra cierto sentido, si suponemos que esa ocurrencia le surgió al enterarse de que en el antiguo Palenque existía la explanada del juego de pelota donde los guías cuentan del mito de la creación maya y los gemelos Hunahpú e Ixbalanqué cuando desafiaron a los dioses de Xibalbá. Todo eso, pudo darle pie al futbolista para encontrarle un sentido precortesiano, lúdico y de adecuación a los tiempos entre las dos ciudades. Palenque tenía su campo de juego de pelota y el futbolista se hizo alcalde de Cuernavaca cuando le aventaron la pelota de 7 más 3 millones de pesos para candidatearse como alcalde de la ciudad en la que nunca vivió, de manera que para poder satisfacer el requisito de residencia, se vio obligado a falsificar credenciales de elector.

En fin, todo esto que ya pasó, probablemente nutrirá la fantasía de los futuros guías de turistas de Cuernavaca al recordar el paso del futbolista por la alcaldía de esta ciudad, si es que el asunto del hermanamiento con Palenque se patentiza y entonces nuestras generaciones futuras sabrán que Palenque y su gemela Cuernavaca, tuvieron en común el campo de juego de pelota maya y un alcalde futbolista venido de Tepito.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------