Inicio Opinión Hasta la Cocina El caudillo y el futbolista

El caudillo y el futbolista

76
0

Y entonces, el mesías le levantó la mano y con la solemnidad que requería el momento, dijo lo que ya había trascendido.

Que el Cuau había salido mejor posicionado en esa encuesta que nadie ha conocido, pero que él jura que sí se hizo. Por cierto, no vaya a creerse que de una sola pasada, sino durante tres semanas tres, estuvieron encuestando a la gente.

Que nadie haya podido comprobarlo a través de algún “encuestado”, eso no tiene importancia. Es probable que la encuesta se haya hecho en otra parte, inclusive en otro planeta.

¿Qué tal si a los marcianos les preguntaron: a quién prefiere usted, a Rabín o el Cuau? Y los marcianos, en su mayoría y tal como lo deseaba el Peje, se volcaron por el de la cuauhtemiña.

Porque los marcianos seguramente saben que cuando el Peje manda hacer encuestas, siempre sale quien de antemano es su favorito ya que su preocupación es darle gusto a lo que él llama el pueblo bueno.

Así lo dijo el mesías: “En una encuesta él fue el mejor calificado de Morelos, y el pueblo es sabio, sabe lo que le conviene”.

En tanto Jesús Silva-Herzog Márquez, escribió: “…Esa carrera que comenzó como el negocito de un futbolista en retiro, una mala broma que reflejaba la podredumbre de los partidos bananeros, puede coronarse con la gubernatura… No es improbable que el partido que dice encarnar la moral pública lleve a este fantoche a la máxima responsabilidad del estado.

No se ve en ese partido quien se manifieste abiertamente contra la aberración. Si López Obrador le ha dado la bienvenida no hay más que abrirle los brazos y desearle suerte.

Tal vez haya en Morena quien critique la decisión pero lo hará en voz muy baja, repitiendo que la alianza con los esperpentos vale la pena para lograr el objetivo final.

No hay quien se movilice activamente para impedir la entrega de la candidatura a un personaje tan grotesco. Si la patria es primero, vale promover pillos si traen votos”…

Pero además el futbolista que se las da de ser presidente municipal de Cuernavaca, ha resultado ser una estafa, a partir de su estafa al presentar una credencial de elector truqueada. Carece de la residencia de 5 años en Morelos que se exige legalmente para ser candidato a gobernador.

Pero ese es asunto legal. Lo demás es que no se vale que alguien que ha visto la política como un “negocito”, pretenda ahora que quienes aquí vivimos olvidemos de pronto que no sólo no hizo nada para la ciudad que pretendió administrar, sino que el futbolista sólo ha participado de esos negocios que le han significado el surgimiento de antros, hoteles de paso y gasolineras, muchas gasolineras, por la que la ciudadanía ha protestado una y otra y otra vez, sin que jamás nos haga caso a los ciudadanos sin servicios municipales, a oscuras, sin agua, sumergidos en la basura…

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------