Inicio Opinión Hasta la Cocina Hasta la cocina 23-May-2016

Hasta la cocina 23-May-2016

0
0

DANZA DE MILLONARIOS Y POBRETONES 

El número de pobres en el mundo va en aumento acelerado, hecho que salta a la vista, y eso se confirma cada vez que alguien los cuenta. Por lo contrario, los ricos siguen formando un grupo estable, que no sólo logra mantener la enorme riqueza acumulada, sino que la aumenta: ya no son ricos, sino suculentos. El caso es que, según datos de 2015 difundidos por OXFAM, un grupo que no llega al centenar de personas poseían la misma riqueza en conjunto que la que se distribuían 3.600 millones de seres humanos (la mitad más pobre de la humanidad).

La riqueza de los más ricos del planeta se ha incrementado en 44 por ciento en cinco años, alcanzando la escandalosa cantidad de 1,760 mil millones de dólares, que es un número que no sólo da flojera escribirlo en cifras, sino es probable equivocarnos.

En lo que no creo equivocarme es en decir que es una cifra escandalosa, porque ese grupo de billonarios parece tener únicamente la capacidad de acumular en tanto sus impúdicos capitales no los ponen a producir en la creación de empleos, de puestos de trabajo y con ello aliviar de alguna manera la pobreza extrema en la que viven millones y millones de seres humanos, esparcidos en cualquier parte del mundo. O sea, son émulos de Rico McPato, el personaje creado por Walt Disney.

Y lo que resulta más escandaloso aún es que los gobiernos a los que pertenecen esos millonariazos –entre otros algunos nacionales, ya que México cuenta con el número uno de los millonarios, según el emnlistado de Forbes- carecen de la capacidad y los medios ya no digamos para “controlarlos”, sino que ni siquiera logran que paguen los impuestos que debieran. La evasión y las trampas al fisco de quienes son dueños del capital, así como los incentivos fiscales que se les aplican han contribuido a incrementar aún más sus beneficios.

El multimillonario Warren Buffett –uno de los enlistados por Forbes hasta mero arriba- confesó sin rubor, en reciente entrevista, que paga “menos impuestos que ninguna otra persona” de las que trabajan para él, incluyendo a la encargada de la limpieza y su secretaria personal. Su sinceridad debería alertar a las autoridades hacendarias. Pero no. Seguiremos con el tema.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------