Inicio Opinión Ecosofía Trump como oportunidad

Trump como oportunidad

0
0

Finalmente asumió Donald Trump la presidencia de los USA. Su discurso antimexicano no cambió ni varió su intensidad. Dicho nuevo dirigente, elegido democráticamente en una nación que es todavía nuestro mayor socio comercial, nos está diciendo que la mayoría de su país ya no desea tener vínculo con nosotros. Como cualquier ruptura, como cualquier divorcio, eso es muy triste, pero lo es no sólo por las palabras y amenazas del ahora presidente de los USA (que ya ha empezado a cumplir, por cierto), sino porque los electores de esa nación votaron mayoritariamente por Trump y sus iniciativas. No es sólo Trump el que tiene ese vergonzoso discurso de odio contra nuestra nación… lo tienen también la mayoría de los electores de los USA.

Es cierto que su discurso es falso y ciego: ni todos los mexicanos en su país son narcos o criminales, ni tampoco es cierto que hayamos “robado empleos a sus connacionales”: la globalización a la que hace referencia su comentario es un fenómeno derivado del afán de las grandes corporaciones del mundo para abaratar sus costos de producción.

Y como nuestros técnicos son muchas veces mas baratos que los de su nación, esas empresas vinieron a maquilar sus productos aquí. Eso les resultaba más rentable, las hacía más competitivas globalmente. Es cierto que será un duro golpe para nuestro país recibir a todos los mexicanos que Trump pretende expulsar… nuestra pobreza inicialmente se incrementará.

Pero eso puede ser una gran oportunidad pues los que vuelven lo harán revalorando su terruño y podrán establecer empresas que sustituyan a las que Trump repatriará en los USA. Necesitamos, en consecuencia, actuar de manera solidaria con nuestros connacionales y apoyar el establecimiento de los nuevos negocios y productos que aparecerán en el mercado. Aquí será muy importante el apoyo gubernamental y el de una banca nacionalista que otorgue créditos baratos a los nuevos proyectos. Cuando se vaya no sólo Ford o General Motors, tendremos que pensar en otro tipo de vehículos que nos transporten.

Con una buena red de ciclovías podremos movernos con mayor eficiencia. Cuando se vayan McDonalds y Dominos podrán renacer nuestras torterías y taquerías, ahora olvidadas y que nos alimentaban mejor. Cuando se vayan WalMart y Sears tendremos que poner nuevos mercados e ir a los ya existentes a comprar a las tiendas de nuestros connacionales. Y eso, por cierto, curiosamente nos ayudará pues nuestro dinero circulará entre nosotros y las ganancias dejarán de irse hacia los USA.

Las medidas antimexicanas de Trump ciertamente serán un duro golpe, pues divorcian a nuestras naciones… lo único honorable que nos queda a nosotros, como en cualquier divorcio, es aceptar el hecho y aligerar su partida. En consecuencia ya no compremos ni sus autos ni ninguna de sus mercancías, ni gastemos nuestro dinero en las tiendas de ese país.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------