Inicio Opinión Hasta la Cocina DE PRÓCERES Y DE REFLEXIONES

DE PRÓCERES Y DE REFLEXIONES

34
0

Muchas son las cosas que habremos de recordar como pésimas y de las que no se pudo hablar durante esos días que antecedieron la jornada electoral, en primer lugar porque cualquier tema relativo a los candidatos era tomado como invento de los “enemigos” y, por otra parte, porque del hecho que voy a narrar, me enteré ayer por la mañana por las propias afectadas con quienes tuve ocasión de hablar, no así poderles ofrecer más que una denuncia de algo bochornoso.

Resulta que unas 60 personas, la mayoría de ellas mujeres, fueron defraudadas ni más ni menos que por Víctor Caballero Solano, quien siendo candidato panista a la gubernatura estatal les pidió a esas personas que lo auxiliaran trabajando en su campaña, es decir realizando ese trabajo que luego ellos presumen hacer personalmente, de ir gastando suela de calle en calle y en ocasiones de casa en casa, llevando volantes y pidiendo el voto a favor del susodicho. El sueldo que les prometió el candidato fue de dos mil pesos quincenales, a partir de la segunda quincena de abril, lo que sumaría 5 quincenas al final de junio, y la cantidad de diez mil pesos, que mucho les podría ayudar, pues se trata de gente realmente necesitada que no tiene trabajo y que por añadidura pertenece al grupo de afectados por el sismo de septiembre pasado.

Pues Víctor Caballero, no hizo honor a su apellido, ya que el miércoles 27, al término del trabajo pactado acabó dándoles unas migajas de esos diez mil pesos que recibirían cada una de las 60 personas, y eso tan sólo a algunas de ellas a quienes se les pagaron únicamente dos mil pesos, del total de diez mil que les fue ofrecido. Don Víctor andaba apuradísimo por entrar en el periodo de reflexión mandatado por ley, según dijo a manera de explicación a los que lo acechaban para recibir su pago por el trabajo devengado en su campaña. Pero si ese hecho es vergonzoso, lo que lo empeora es enterarnos de la manera en que Caballero Solano se aprovechó de ellas, en cuanto se trata de gente de la zona afectada por el sismo de septiembre pasado y por tanto, doblemente necesitada de devengar el pago por un trabajo que el propio candidato les solicitó. Ojalá en el tiempo ese que dijo dedicaría a la reflexión, el doctor Caballero reflexione respecto de un hecho lamentable del que hizo víctimas a personas que lo menos que se merecen es ese trato. ¡Y así quería llegar a gobernar!

Estoy escribiendo exactamente el día de la elección y por tanto, en esa espera de resultados que nos lleva a muchas reflexiones y a muchas lecturas. Me llama la atención lo que decía Rafael Cardona, mi buen amigo de tanto tiempo y jefe en los años de Excélsior, respecto de otro personaje de Morelos, en su columna del viernes pasado:
“Podría escribir sobre el ilustre Alejandro Vera, quien tras una reunión con Luis Castro, presidente del Partido Nueva Alianza, de la cual salió comprometido a sacar adelante la candidatura por el estado de Morelos en favor del Panal, no tardó ni el canto del gallo en voltearse para ir a ofrecerle sus servicios a Cuauhtémoc Blanco.

El exrector de la Universidad de Morelos, en apoyo del futbolista. Todo un ejemplo.

Pero de Vera se podría hablar mucho y en su momento se hará, sobre todo de su escasa capacidad para las matemáticas, porque nunca ha podido explicar los faltantes en el presupuesto de la universidad bajo su administración”.
Así los próceres. Así la reflexiones. Esto en un domingo electoral.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------