Inicio Opinión De Norte a Sur TSJ: si el obispo tiene pruebas, que denuncie

TSJ: si el obispo tiene pruebas, que denuncie

51
0

Hubo reacción por parte del Tribunal Superior de Justicia en Morelos, respecto a las temerarias declaraciones del obispo de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, quien se atrevió a decir que los jueces aplican la ley por consigna y ¡son unos vendidos! Y no sólo eso, el líder religioso instruyó a sacerdotes para que durante los sermones de las misas dominicales despotriquen contra los tres Poderes en Morelos: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, en una clara afrenta en contra de las instituciones de gobierno y prácticamente llamando a la rebelión.

Lo peor de todo es que el discurso de Castro Castro, ya conocido por todos, es una letanía de sus frustraciones que atentan contra los derechos humanos de las personas, al oponerse a los matrimonios igualitarios, al aborto cuando se trate de una violación, entre otros temas que están en la “agenda política” del religioso. Ayer, la magistrada presidenta del TSJ, Carmen Verónica Cuevas López, le respondió y le aclara al jerarca católico que los jueces en Morelos “imparten justicia con independencia y autonomía”.

“Cada juicio penal, civil, mercantil y hasta familiar dentro del TSJ se desahoga con total independencia y autonomía de los jueces, quienes tienen la obligación de resolver cada caso en estricto apego a Derecho, respetando los principios de presunción de inocencia y el debido proceso, así como las garantías de las partes en conflicto”, precisa. Cuevas López invitó al obispo a que si tiene pruebas de sus declaraciones, que presente las denuncias correspondientes en contra de los funcionarios públicos responsables. Algo está claro, el obispo debe ocuparse de los temas la religión y apartarse del escenario político del estado. Es en las iglesias en donde se debe hablar de la fe y no de política, porque incluso está prohibido por ley.

La gran molestia de Castro Castro es que el gobierno del estado fue el mediador, junto con la Secretaría de Gobernación federal, en el conflicto de las fiestas patronales de Tepalcingo y que tienen al obispo y a sus secuaces con las manos fuera de administrar los 8 millones de pesos que se recaudan con motivo de la festividad. ¡Un billetote! Por cierto, recursos que los pobladores reclamaron porque desde hace años que Castro Castro y el sacerdote del pueblo prácticamente lo desaparecieron; ahora el dinero se quedará en Tepalcingo y se aprovechará para hacer obras de beneficio social y no sólo para llenarle las bolsas a los jerarcas católicos, que viven como ricos y predican como pobres.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------