Inicio Opinión De Norte a Sur La conspiración del Rincón del Bife

La conspiración del Rincón del Bife

69
0

Gran revuelta causó la reunión de actores políticos, sociales y religiosos, celebrada en el restaurante Rincón del Bife, donde se amasó una conspiración -aunque muchos lo negaron- para seguir atacando al gobierno del estado y buscar a como dé lugar impunidad. Quien convocó a la reunión fue ni más ni menos que el obispo de Cuernavaca, Ramón Castro Castro.

Le enumeraré a los presentes en la llamada Conspiración del Rincón del Bife: Ramón Castro Castro, Obispo de Cuernavaca; Javier Bolaños Aguilar, diputado federal por Acción Nacional; Alejandro Vera Jiménez, rector de la UAEM; Cuauhtémoc Blanco Bravo, alcalde de Cuernavaca; Matías Nazario Morales, diputado federal por el PRI; Rabindranath Salazar Solorio, senador por Morena; Víctor Caballero Solano, diputado local por el PAN; Miguel Enrique Lucia Espejo, líder estatal de Morena; así como Dagoberto Rivera Jaimes, líder de autotransporte en Morelos; Gerardo Becerra Chávez Hita, líder de la Coordinadora Morelense de Movimientos Ciudadanos, y José Manuel Sanz Rivera, manejador de Cuauhtémoc Blanco.

Verdaderos personajes, quienes lejos de destacar en la fama pública por su buen trabajo, siempre ha sido por ser señalados de corrupción y traición. Sí, estos conspiradores que se reunieron en el Rincón del Bife y que fueron invitados por el Obispo, tienen la mayoría algo en común: buscan a como dé lugar impunidad y que no caiga la ley sobre ellos, sin dejar de lado que en 2018 todos aspiran a ser candidatos a gobernador, diputados locales y federales y senadores.

Quien más me llama la atención es el rector Alejandro Vera Jiménez, ¿con qué cara hace señalamientos por temas religiosos y de manejo de dinero, cuando pesan sobre él señalamientos de la Auditoría Superior de la Federación por el desvío de más de 700 millones de pesos y que es fecha que no lo ha podido comprobar?, al grado de que enfrenta procesos penales ante la Procuraduría General de la República.

Otro que anda por las mismas es Gerardo Becerra Chávez Ita, quien recientemente fue sentenciado a prisión y a reparar el daño por 1.7 millones de pesos a una mujer que defraudó hace año. Él teme ir a la cárcel. Qué decir de Cuauhtémoc Blanco, quien falseó su residencia para poder ser candidato a alcalde de Cuernavaca, al tiempo de su manejador José Manuel Sanz, quien se le investiga por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores por la supuesta falsificación de la carta de naturalización como mexicano.

Dagoberto Rivera Jaimes, acusado de negrero con los choferes que manejan sus rutas, agitador social, evasor de impuestos, entre otros señalamientos públicos. Del diputado Víctor Caballero Solano también hay historia detrás: la Auditoría Superior de la Federación detectó un desvío de 200 millones de pesos en una supuesta compra de medicamentos, así como otra malversación de fondos cuando fue secretario de Salud en el periodo 2006-2012.

En lo que respecta a Matías Nazario Morales, fue acusado de traición por su propio partido, al llevar una fuerza de votantes a Puebla, por órdenes de Elba Esther Gordillo, para que el panista Rafael Moreno Valle ganara la gubernatura. Rabindranath Salazar Solorio fue acusado de desviar, junto con Miguel Rabadán Castrejón, 40 millones de pesos del Sistema de Agua Potable de Jiutepec, cuando éste fue alcalde.

Por su parte, el órgano fiscalizador estatal acusó a Javier Bolaños Aguilar del desvío de 100 millones de pesos, cuando fue titular de la extinta CEAMA, para apoyar la candidatura gubernamental del panista Marco Adame en 2006. Y la cereza del pastel es Ramón Castro Castro, quien entre 2007 y 2008, siendo obispo en Campeche encubrió abusos sexuales de los curas Martín Mena Carrillo y Francisco Velázquez Trejo contra Luis Felipe Izquierdo.

El caso sigue abierto, mientras que fue acusado por habitantes de Tepalcingo, Morelos, de robar arte sacro y ofrendas en joyas, tema que tampoco se ha resuelto. La lista podría continuar, pero es sólo un ejemplo de que los personajes reunidos ayer en el Rincón del Bife no buscan el bien de Morelos, al menos sus comportamientos no lo precisan así. ¡Juzgue usted mismo querido lector!

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------