Inicio Opinión De Norte a Sur De Norte a Sur 02-08-17

De Norte a Sur 02-08-17

89
0

Gobierno impulsa el ambulantaje.

El gobierno de Cuernavaca se ha caracterizado en la presente administración por darle impulso a la informalidad y hundir de forma frontal al comercio establecido.

Sí, desde el arranque del gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo ha crecido el número de ambulantes en el primer cuadro de la ciudad y, aunque no se note, también en la periferia, donde se contabilizan en total cerca de 10 mil puestos ambulantes fijos y semifijos.

Esta cifra es por demás alarmante para el comercio formal de Cuernavaca, debido a que la crisis financiera que se vive en todo el país, también ha cobrado efectos en la ciudad, donde cada vez venden menos a pesar de las promociones que hacen para jalar compradores.

La realidad es que los establecidos pagan impuestos, servicios que han ido en aumento en los últimos años como agua, electricidad, renta y, para rematar, sueldos de su personal, lo que se traduce en poca o nula utilidad, como dicen algunos de ellos, salen “tablas” cuando bien les va.

En tanto, los informales no tienen esos gastos, más que pagar las extorsiones que cobran los empleados de la Dirección de Gobernación de Cuernavaca, que tienen una bien aceitada red de supervisores extorsionadores encabezada por su titular Ricardo Ríos.

Las dádivas que dan los comerciantes cada día fluctúan entre los 30 y 75 pesos para poder instalarse. ¡Gran negocio de la corrupción!

Dicha red de delincuentes que no ha sido ni siquiera tocada ni por Blanco Bravo ni por la Contraloría municipal, ha impulsado ese crecimiento de ambulantaje en la ciudad.

Además de ser un tema de ingreso diario de unos 700 mil pesos en extorsiones, también está otro pilar por el cual se ha permitido que las calles se llenen de comercios fijos y semifijos, el revanchismo político.

Estos dos factores son los que tienen ahora el bello centro de la ciudad convertido en un muladar por donde no se puede ni caminar fluidamente.

Claro, el comerciante ambulante debe mantener a sus familias, pero también los hacen los establecidos, quienes desembolsan una cantidad fuerte en la generación de empleos.

El gobierno municipal debe ponerle un freno a los ambulantes y lo ideal sería que se retiraran del primer cuadro de Cuernavaca, cueste lo que cueste.

¿Usted qué opina estimado lector?

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------