Inicio Opinión De Norte a Sur De norte a sur 25-Ene-2016

De norte a sur 25-Ene-2016

0
0

OBISPO Y SU VIDA DE LUJOS

Cientos de personas pasan carencias a diario, incluso alimenticias, pero no parece importarle al líder de la Iglesia Católica en Cuernavaca, al obispo Ramón Castro Castro, quien lejos de dejar de lado los lujos en los que vive y repartir los diezmos que se reciben entre esa feligresía, prefiere usarlos en otros fines. Vaya a creerse que parte de la población en Morelos enfrenta la carestía de la canasta básica y haga sacrificios para diezmar, mientras que el jerarca católico sólo piense en qué gastar ese recurso.

El obispo mandó a hacer hace unas semanas un vitral que se va a instalar en la casa del obispado, situada atrás de Catedral, aquí en la capital del estado. Lo malo no es que se haya mandado a hacer la vidriera de colores, pero lo que resulta indignante es que esa pieza vaya a costar ¡200 mil pesos! Imagínese lo que ese dinero puede hacer en los sitios en donde la Iglesia Católica tiene presencia: podrían habilitarse comedores para niños, madres solteras, o bien dispensarios médicos para atender a los más vulnerables.

O repartir el recurso en al menos 2 mil despensas de 100 pesos para paliar un poco el hambre. Pero no, esas necesidades por las que atraviesan las personas no son válidas, y lo más que llega a hacer Castro Castro es orar para la “intervención divina”. Eso sin contar los lujos con los que vive el líder católico, los coches que usa y la ropa de marca que posee, todo financiado por la feligresía y por un empresario automotriz.

¿Será por esta y más razones que los católicos están dejando las filas de la iglesia para congregarse en otras religiones? ¿Es posible que Ramón Castro Castro viva en una burbuja y no se dé cuenta de la crisis por la que atraviesa su Iglesia? Hay que recordar la demanda penal que obra en contra del obispo por robo, y la cual fue interpuesta ante la Procuraduría General de la República en abril del año pasado por mayordomos de los barrios del municipio de Tepalcingo.

Lo acusan del robo de más de 530 mil pesos del santuario Jesús de Nazareno, producto de diezmos y joyas que depositan los feligreses en las urnas, así como también el hurto de piezas de arte sacro de valor incalculable, proceso penal que sigue abierto hasta el momento. Ni aun así, es que el obispo se conduce con humildad y deja de lado la vida de lujos. ¡Increíble!

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------