Inicio Opinión Hasta la Cocina CÓNSULES, PROCÓNSULES… Y DEMÁS

CÓNSULES, PROCÓNSULES… Y DEMÁS

24
0

Desde que se inició, así sea virtualmente, la era de AMLO, mucho se ha hablado de cónsules y procónsules. Y es que así se les está nombrando a esos seres cuyo poder plenipotenciario además de conformar la figura del enviado del jefe supremo, habrán de sustituir a los delegados federales, entes que el virtual presidente de este país decidió borrar de panorama político. Siendo así, vale la pena revisar las figuras de los cónsules y de los procónsules, cómo funcionaban y qué hacían en su tiempo, el que corrió hace más de veinte siglos allá por la Roma de un imperio que apenas iba conformándose.
Vemos pues, que en la Roma posterior a Rómulo y Remo un Cónsul alcanzaba un poder muy superior al de cualquier otro funcionario romano, de hecho, conformaban la cabeza política de la República. Podríamos decir que la figura era similar a la del Rey, con la diferencia de que éstos ejercían de manera vitalicia. Como todo, el poder de los Cónsules varió considerablemente de la era Republicana a la era Imperial. De ser un cargo de poder máximo pasaría a ser un cargo honorario, es decir, a convertirse en un título que otorgaba prestigio pero no conllevaba una posición de poder importante. Tal magistratura acompañó a la República desde su nacimiento. Fue instaurada inmediatamente después de la destitución del último rey de Roma, Lucio Tarquinio el Soberbio, para ocupar esa vacante y no permitir desperdigarse el poder ni la organización militar.
Tan mala experiencia les dejaron sus primeros 7 reyes a los romanos que la tarea de los dos primeros Cónsules fue la de aprobar leyes específicas para la defensa de la República, condenando a muerte a quien intentase proclamarse Rey.
En lo que hace al Procónsul, en cambio, se trataba del equivalente al gobernador de una provincia con jurisdicción e insignias consulares. Este cargo existió en Roma cuando aumentaron los enemigos y hubo de combatirse contemporáneamente en España, Italia, Sicilia y África, al tiempo que aumentaron las necesidades de ejércitos y jefes que los guiasen. El cónsul fungía de guía y líder de las legiones romanas y al ganar la batalla seguía mantenido su jefatura desde un cargo militar representando al cónsul y de ahí su nombre de procónsul.
Como la historia nos ha mostrado a lo largo de los siglos, aun lo que nace bajo los mejores auspicios, con el tiempo tiende a descomponerse. Si los primeros procónsules estaban acotados por leyes severas –recordemos al famoso procónsul Escipión llamado el Africano, a quien se le hizo objeto de persecución política por no haber reportado las ganancias totales de sus conquistas—con el tiempo el procónsul asumió funciones de gobernador de una provincia, con poder absoluto gracias a su ejército de legionarios. Los procónsules se encargaban del tesoro público, recaudaban los impuestos, y lo que son las cosas, tenían bajo su cargo a colaboradores llamados delegados que ¡los representaban! Y para que veamos lo que ocurría desde tan lejanos tiempos, a la llegada de un nuevo mandatario las cosas solían cambiar, así fuera para que todo siguiera igual. Augusto, el primer emperador de la Roma Imperial, amplió las facultades de los procónsules, dividiendo las Provincias entre Senatoriales e Imperiales. Esto hacía que los procónsules que dependían del Senado, particularmente los de Asia, África y Grecia gozaran de menor jerarquía que los que dependían del emperador en Galia y Siria. Así fue como Julio Cesar fue nombrado procónsul por cinco años en la Galia y Pompeyo recibió por cinco años el Proconsulado de los Mares. Y de ahí, al triunvirato, del que hablamos en días pasados, había un solo paso. Y vale la pena mencionar que pese a tener el poder de un rey, los procónsules debían presentar una relación de todos sus gastos al Senado y al Tesoro Público en el plazo máximo de 30 días. Así de controlados los tenían.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here