Inicio Sin categoría Con SinSentido Con/Sinsentido 05-Dic-2015

Con/Sinsentido 05-Dic-2015

46
0

INCREDIBILIDAD 

¿Por qué a los mexicanos nos cuesta tanto trabajo creer en las instituciones? La credibilidad no es algo que se otorga a voluntad. Cuando declaramos “quiero creer en ti”, lo hacemos como anuncio de una aspiración, de un anhelo, que en el mejor de los casos luchará por concretarse; pero, la fe en alguien no puede decretarse sino que se construye. Algo similar ocurre con las instituciones: Se tiene confianza en ellas cuando detrás hay una historia en la que lo positivo supera con creses a lo negativo.

La desconfianza en las instituciones ha sido, entonces, ganada a pulso. No es que un buen día los mexicanos amanecimos con la idea de dejar de creer en lo que éstas hacen; más bien, es un proceso de largo plazo, de múltiples y profundas decepciones, lo que nos ha llevado a la situación actual. Por eso, mienten quienes culpan a las autoridades en turno de la crisis. Por supuesto, han contribuido y quizás más que ninguna otra en el pasado; pero, también quienes manejaron las instituciones con antelación hicieron su parte para que no creamos.

El problema de fondo tiene que ver con la esquizofrenia institucional (diagnosticada ya desde los años 70 por la Sistemología Interpretativa) que conduce a que actúen de una manera contraria a su propósito anunciado. No sólo es que las instituciones de salud, educación, justicia, seguridad, servicios públicos, etcétera, no ofrezcan a la población esos bienes en la cantidad y la calidad que son requeridas por la gente; la mayor escisión entre el decir y el hacer radica en que se ha extirpado el carácter público de las instituciones, para convertirlas en negocios personales que han enriquecido a unos cuantos a costa afectar de las condiciones de vida de los demás.

Alguna vez, alguien especulaba en relación a la paupérrima calidad de la televisión abierta en México, diciendo que ésta era así, porque era una manera de obligar a la gente a pagar por la señal de cable o satélite. Bueno, pues, esa parece ser la lógica que está detrás de la mala calidad del servicio que brindan las instituciones del país. Aquí, quienes pueden, pagan su propia salud, educación, seguridad, justicia, etcétera. Allí la fuente de la más profunda injustica del Estado mexicano.

¿Por qué no creemos en las instituciones? Porque nos fallan sistemáticamente. Porque son manejadas de manera corrupta. Porque sirven para marginar a quienes no tienen mientras lo poco que poseen a los demás. Porque están al servicio de intereses perversos.

MIGUEL FRANCISCO CRESPO @MORELOSHABLA 

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------