Inicio Opinión BLANCO: AMARRARSE EL DEDO DESDE HOY

BLANCO: AMARRARSE EL DEDO DESDE HOY

81
0

Fiel a la costumbre de victimizarse y amarrarse el dedo pretendiendo culpar a otros de sus desventuras en la administración pública, el gobernador electo de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo, ha buscado proyectar a la administración saliente de Graco Ramírez como opaca, corrupta, omisa y responsable de la deuda que, en su momento, el gobierno a cargo del ex futbolista deberá enfrentar. Es previsible que Blanco busque deslindarse de responsabilidades, aunque a mediano plazo veremos desgastado el discurso de que no lo dejan trabajar. No tendrá excusas.

Sin embargo, es evidente que Graco Ramírez y el gabinete actual no dejarán sin responder ninguna acusación formulada por Blanco y su séquito. Es así como ayer el gobierno de Morelos emitió un comunicado oficial donde refrendó su compromiso y disposición con la transparencia “como eje fundamental en el proceso de entrega recepción, y hace un llamado a todas las autoridades electas a cumplir el marco jurídico en la materia”.

La posición adoptada por el Poder Ejecutivo respondió al señalamiento del equipo cercano al ex futbolista, de que Graco y los funcionarios estatales no han aceptado entregar documentos específicos sobre la operación de todas las dependencias. Es decir, que están ocultando información.

El comunicado en mención agregó que “en cumplimiento a la Ley Estatal de Entrega Recepción, el Poder Ejecutivo del Estado de Morelos creó la Comisión Interna de Enlace para los preparativos de la entrega recepción de la Administración Pública (…) La Comisión de enlace está conformada por los titulares de la Secretarías de Gobierno, Secretaría de Hacienda, Secretaría de la Contraloría, Secretaría de Administración, Oficina de la Gubernatura y la Consejería Jurídica y fue notificada al Gobernador electo el 17 de julio de 2018”.

Lo antes transcrito significa que Cuauhtémoc Blanco y su círculo rojo no pueden fingir demencia o inventar escenarios ficticios. Así, el gobierno estatal indicó que “se mantiene en espera de que el gobierno electo para el periodo 2018-2024 nombre a la Comisión de enlace para la recepción y notifique por escrito el nombre de quienes la integrarán, para iniciar el proceso conforme lo establecen los lineamientos”.

“Una vez que hayan sido designados los integrantes de las comisiones de enlace de entrega recepción deberá notificarse en un plazo de cinco días hábiles a la Contraloría, para que de manera coordinada se inicie el proceso de entrega recepción de la administración pública, y conforme a los criterios, fechas y de acuerdo a las actividades que emita esta última de conformidad con la Ley”.

Y aún hay más: “Cuando el gobierno entrante notifique a su Comisión de enlace, la Comisión de la administración saliente iniciará de inmediato los trabajos de preparación para la transferencia de la información sobre el estado que guardan los asuntos y recursos financieros, humanos, materiales, obras y programas, y jurídicos generales”.

Hasta aquí el comunicado conteniendo la posición del Poder Ejecutivo con respecto a la entrega-recepción y al inminente cambio de la administración.

Graco y sus funcionarios proyectan la idea de que están listos para comenzar el procedimiento, no así Cuauhtémoc Blanco y el séquito que debe estar bastante ocupado en el Ayuntamiento de Cuernavaca desenredando entuertos generados durante los casi tres años anteriores.

NI PARA DÓNDE HACERSE

Blanco no puede evadir la responsabilidad que le confiere la Ley de Entrega Recepción para Morelos (gobiernos estatal, municipales y Congreso del Estado).

El artículo 25 de ese ordenamiento indica que “al término e inicio de un ejercicio constitucional el procedimiento de entrega-recepción podrá iniciarse a partir de que el servidor público entrante estatal o municipal haya sido legalmente reconocido por el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana”. Blanco es gobernador electo, reconocido así por el Impepac hace varias semanas.

“La comisión receptora deberá tomar conocimiento de la situación que guarda la administración, desarrollo y cumplimiento de los programas y proyectos, y en su caso, obras públicas en proceso, de tal manera que al momento de concretarse el relevo en la titularidad de los cargos, se continúe de manera segura y eficiente la marcha de la actividad pública correspondiente”.

El artículo 26 señala que para los efectos del artículo anterior, el gobierno estatal o municipal, en el último año de su gestión, deberá prever presupuestalmente los recursos suficientes para sufragar los gastos que se originen por las actividades de las comisiones de enlace.

El artículo 27 agrega que el Gobernador del Estado y los presidentes municipales en el ámbito de su competencia, deberán realizar la entrega-recepción de su despacho al funcionario público entrante, entendido como los recursos humanos, materiales y financieros que maneja en forma directa, independientemente de la entrega global de su administración.

Asimismo deberán realizar la entrega-recepción de su despacho al funcionario público entrante o al órgano interno de control administrativo correspondiente, o en su caso al superior jerárquico, los magistrados del Poder Judicial; en el caso de los diputados del Congreso del Estado, por licencia, o por el término de su encargo, la entrega la harán a las áreas correspondientes de las Secretarías: General, de Servicios Legislativos y Parlamentarios y la de Administración y Finanzas, del propio Congreso.

Aquí viene lo interesante, que evidentemente está desdeñando Cuauhtémoc Blanco, quien hizo lo mismo en 2015 luego de haber ganado la contienda por la presidencia municipal de Cuernavaca. El artículo 29 clarifica que, una vez reconocida legal y definitivamente por la autoridad electoral competente, la autoridad entrante estatal o municipal, podrá constituir una comisión de enlace para que en coordinación con la autoridad estatal o municipal saliente, quien a su vez designará la comisión correspondiente, preparen la transferencia de información sobre el estado que guardan los asuntos y recursos financieros, humanos, materiales, obras y programas, jurídicos y generales, sin que esto implique la entrega de documentación alguna.

“Debiendo notificarse ambas por escrito los nombres de las personas que integrarán las comisiones correspondientes, así como las áreas en donde estarán asignados los mismos, en caso de que se realice algún cambio en tales designaciones, este se deberá notificar con toda oportunidad”.

Etcétera, etcétera. Así las cosas, gentiles lectores, Cuauhtémoc Blanco vuelve a quedar exhibido por su ignorancia e irresponsabilidad con relación a la administración pública.

Pero eso sí: es evidente que desde ahora pretende amarrarse el dedo, es decir culpar por anticipado a otros de los dislates que seguramente cometerá al frente del Poder Ejecutivo a partir del primero de octubre venidero. Al tiempo y estaremos reseñando aquí el escenario de entonces.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here