Inicio La Principal Tradiciones de Morelos

Tradiciones de Morelos

1763
0

La tradición del Día de Muertos abarca un sinfín de acontecimientos a nivel personal y social, pues sin importar la edad o el nivel socioeconómico, este acto cultural se inculca en todos los miembros de las familias creyentes.

La fiesta de aromas y sabores se extiende por todo el territorio morelense, por lo que en cada rincón se aprecian manifestaciones distintas, ya sea con variantes en la colocación de las ofrendas, las ceremonias que se realizan o cambios ligeros en los rituales practicados por los mayores, todo, al final, es con el mismo objetivo: recibir a los familiares que regresan del más allá.

Uno de los casos más particulares es el de Coatetelco, en Miacatlán, con sus típicas ofrendas colgantes, que constan de un altar flotante, sostenido por cuerdas o según el ingenio de quienes las elaboran, en el que se coloca la tradicional hoja de plátano sobre una base de palo decorada con flor de cempasúchil, así como platillos de la comunidad, que van desde los tamales de elote, nejos, mole rojo, verde, pan de muerto, tlaxcales, chocolate en agua o en leche –según el gusto del difunto- calabaza en dulce, agua, hasta ceras y sal, copal, todo colocado en recientes de barro, como parte de la tradición de los antepasados, por supuesto, no puede faltar la fotografía de a quien se le rinde honor.

En el tema de las ofrendas, otras de las más espectaculares, debido a sus dimensiones se encuentran en Tetela de Volcán, pues en ese municipio, algunas llegan a ocupar una habitación completa con hasta siete pisos de altura mezclando armoniosamente todos sus elementos.

También en este municipio, una de las características en ésta celebración son “Los Huehuenches”, los cuáles son representados por los mismos pobladores y se visten de algún difunto o personaje del municipio y así se les recuerde y honra su memoria. Los habitantes participan activamente en la tradición, las casas tienen un olor peculiar a pan recién horneado, con arcos de flor de monte adornando las puertas y caminos que conducen hacia la entrada.

Al caer la tarde la tradicional “Huehuenchada” ya espera en la Capilla de San Jerónimo, en el conocido “Panteón Viejo”, en donde los pobladores disfrazados bailan la Danza del Huehuenche y realizan un recorrido por las calles principales, al terminar, se reúnen en la Plaza Principal en dónde ya los espera un gran número de pobladores para aplaudir esta celebración. Los panteones estos días se encuentran iluminados con las veladores y todas las tumbas visten de amarillo, propio de la flor de cempasúchil que cubrió las tumbas.

Aunque más sencillas, la comunidad indígena de Cuentepec realiza también el montaje de ofrendas de piso, las cuales, por sus orígenes tan marcados, se encuentran llenas de simbolismos que nuestros antepasados han dejado como parte de la cultura del lugar.

En Xochitepec cada año se organiza un festival alusivo a la fecha en el cual se puede ser testigo de danzas prehispánicas, narración de leyendas y un cortejo fúnebre que recorre las principales calles de la cabecera municipal; en otras ocasiones, el municipio también ha destacado por la elaboración de monumentales tapetes a manera de ofrenda con una longitud de 150 metros lineales y han representado principalmente imágenes precolombinas enmarcadas con flores y veladoras.

Por otro lado y no menos importante, en Atlatlahucan la ronda de la muerte y procesión de las ánimas agrupan a personajes como calaveras y diablos que bailan la ronda, casa por casa y, justo a la media noche del día 2 de noviembre, una procesión parte del ex Convento de San Mateo al cementerio con música fúnebre y ceras para ofrendar. Aunque este año, el párroco del municipio estableció duelo hasta el último día de 2017 por las víctimas mortales del 19 de septiembre, lo que significa que no se podrán tocar campanas, bandas, ni cohetes hasta el Año Nuevo, este lugar sigue siendo un punto de referencia en cuanto a la milenaria tradición, pues en todos los hogares católicos del municipio se hacen grandes ofertas frente a los altares tradicionales, a partir del 28 de octubre hasta el 1 de noviembre.

El 2 de noviembre, Día de Todos los Santos, se recoge la flor de las ofrendas y se hace la enflorada en el panteón, posteriormente, se lleva a cabo lo que se conoce como las octavas que se realizan los días 4, 7 y 8 de noviembre, en donde se hace otra ofrenda en las casas en las que se colocan tamales, atole, champurrado y se ponen flores, para que el día 9 se realice otra vez la enflorada.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------