Inicio Morelos Cuernavaca El triste paso de Aldesa

El triste paso de Aldesa

142
0

Costos sobre inflados, destrucción de zonas arqueológicas, múltiples accidentes carreteros, la contaminación de canales de riego, la muerte de dos integrantes de la familia Mena y numerosos daños a los bienes de las familias asentadas en torno al Paso Express, forma parte del saldo del paso del Consorcio Aldesa por Morelos.

El fallido constructor del Paso Express, tiene también a su cargo la construcción del tramo de la Autopista Siglo XXI, que, según el proyecto gubernamental, enlazará al golfo de México con el océano Pacífico, al interconectar a la autopista Atlixco-Jantetelco con la autopista del Sol, que va a Guerrero, hacia el puerto de Acapulco.

La empresa de origen español Aldesa, una de las dos constructoras de esta vía, aseguró que en los últimos 10 años han estudiado y licitado 962 proyectos de obra pública en México, “la mayoría” de ellos en consorcios con empresas locales, que los concursos que le fueron adjudicados “han estado siempre sujetos a la ley y a los pliegos técnicos de la oferta” y que han cumplido con ellos.

Y es cierto, son las varias empresas –subcontratadas–, que estarán a cargo de las obras de remediación, previsión y seguridad del Paso Expré: las mexicanas JASA Especialista de Puentes, “La Peninsular”, Ingeniería Rocher y Freyssinet.

Como solución definitiva, la SCT proyecta la construcción de un puente de 48 metros de longitud y una sección transversal de 36 metros, ahí donde se abrió un socavón, el pasado 12 de julio. Tendrá tres claros, uno central de 24 metros y dos laterales de 12 metros. Contará con una losa de 20 cm de espesor, soportada sobre pilas de un 1.22 metros de diámetro y una altura aproximada de 25 metros.

Sus “obras” en Morelos

Ambos proyectos carreteros tienen coincidencias importantes: los plazos establecidos incumplidos y falló en su presupuesto financiero, generando que los costos se incrementen sustancialmente, bajo el argumento de conflictos sociales.

En el caso del Paso Exprés de Cuernavaca, para la edificación de 14.5 kilómetros, la Secretaria de Comunicaciones y Trasportes (SCT) anunció un gasto de mil 45 millones 857 mil 952 pesos, pero al final la cifra se duplicó a 2 mil 213 millones, debido a trabajos no considerados en el proyecto.

Para la construcción de la autopista Siglo XXI tenía proyectados mil 900 millones de pesos, pero ahora tendrá una inversión de 3 mil millones de pesos, es decir, mil 100 millones más del presupuesto.

Estas dos obras asignadas en Morelos a la empresa Epccor, forman parte de los 12 contratos asignados de 2012 a 2017, por el Gobierno Federal, aunque su experiencia en carreteras es limitada.

La Siglo XXI y la destrucción de vestigios arqueológicos

La empresa fue también protagonista hace dos años, de otra noticia que indigno a la opinión pública, la destrucción de vestigios arqueológicos en Tlatizapan, ubicados entre los kilómetros 18 y 19 del trazo de construcción de la Autopista Siglo XXI, en el predio “La Mezquitera”.

Pese a la alerta de los vecinos, la empresa destruyo unos  800 metros cuadrados de vestigios prehispánicos de un asentamiento humano de los años 600 después de Cristo.  El INAH, terminaría después, avalando la destrucción.

Paso Exprés: una obra mal hecha

El director general de Carreteras de la SCT, Clemente Poon Hung, sostuvo que en la construcción del Paso Exprés  no se respetó la propuesta del proyectista, que hubo fallas y omisiones en el diseño, en la ejecución y en la supervisión en el kilómetro 93 más 857 –donde se formó un socavón que cobro la vida de dos personas–, tanto de las empresas encargadas, como de servidores públicos.

Al comentar el informe técnico realizado por peritos sobre las causas que originaron la oquedad en el Paso Exprés, el funcionario federal señaló que el estudio realizado indica que no se atendió el proyecto de construir un embovedado de la alcantarilla. “Si se hubiera respetado la propuesta del proyectista, con seguridad se pudiera haber evitado el dislocamiento del tubo”, resaltó.

Rastro de afectaciones, accidentes y muerte

Pero de los hechos registrados el pasado 12 de junio, donde Juan Mena López y su hijo Juan Mena Romero fallecieron por asfixia, luego de que su auto cayera en un socavón que se abrió en la vía Paso Exprés de Cuernavaca, inaugurada el 5 de abril, por el presidente Enrique Peña Nieto; aun no se tienen responsables directos, ni sanciones.

En el incidente, varios vehículos particulares resultaron también afectados en las maniobras por evadir el hundimiento que se registró en el kilómetro 93 más 857 del Paso Exprés: aún no se conoce si sus propietarios han sido indemnizados.

En tanto que vecinos del Andador Mitre de la Colonia Chipitlán y Jardines de Palmira, han registrado severas afectaciones a su patrimonio, gracias a las inundaciones generadas por el crecimiento de la Barranca de Santo Cristo, taponeada por las obras de construcción primero y de remediación, después del Paso Exprés.  Esas familias, junto con las de la Privada Camelina, del otro lado del tramo carretero, fueron reubicadas en tres hoteles de la ciudad.

Otras familias en las colonias Acapatzingo, Antonio Barona, Los Cizos y Satélite, sufrieron inundaciones y daños en sus  domicilios. Los Vecinos de la Privada “Los Pinos”, quedaron incomunicados, puesto que no se planeó una bahía de acceso en esa parte del tramo vial.

Incluso, el Parque Chapultepec tuvo que ser reacondicionado, luego de que las aguas que abastecen su lago natural fueron contaminadas y provocaron la muerte de cientos de peces, obligando a las autoridades a reubicar los animales en exhibición.

La obra que comenzó en el 2015, dejo en ese año un saldo de 47 accidentes carreteros graves, hacia noviembre del 2016, los medios de comunicación, daban cuenta de un registro de 20 accidentes y 21 muertos. Ese mismo año, murieron dos trabajadores, uno cayó sobre una varilla y otro resbalo durante la construcción del llamado “Puente Palmira”.

Mientras que el 14 de julio del 2017, en la misma zona el joven Omar “N” de 28 años de edad, falleció tras caer de una altura aproximada de seis metros, cuando intentaba cruzar sobre lo que quedo de un andador del Paso Express que comunica a Acapatzingo con el Puente Palmira.

Según se conoce, en general son 100 puntos de observación y fallas de distinto nivel de riesgo que hasta la fecha, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes ha registrado en los 14.5 kilómetros del Paso Exprés.

Durante la construcción del proyecto carretero, el sector privado ha reportado millonarias pérdidas, sobretodo en la antesala del periodo vacacional de verano, donde se registró la cancelación de las reservaciones en los hoteles y una caída de hasta un 80% en los ingresos a los balnearios de la zona sur. La caída en las ventas se extendió también al comercio y restaurantes.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------