Inicio Morelos Casa de la Santa Cruz, un lugar digno para sacerdotes en retiro

Casa de la Santa Cruz, un lugar digno para sacerdotes en retiro

0
0

 Para ellos los bienes materiales no tienen importancia, dedican su vida ayudar a personas de bajos recursos, los acercan a la religión. Como recompensa, al llegar a su vejez, los frailes franciscanos son atendidos en un recinto lleno de tranquilidad: la casa de la Santa Cruz

Han pasado 800 años desde que San Francisco de Asís fundara la Orden Franciscana, de una segunda orden conocida como Hermanas Clarisas y una tercera conocida como Orden Seglar. Todas surgidas de la Iglesia católica en la Edad Media.

El párroco guardián de la Casa de la Santa Cruz y responsable de la iglesia franciscana de Amatitlán, es fray Anselmo Fernández García, quien luego de haber concluido su preparatoria decidió adoptar las enseñanzas de San Francisco y dejar a un lado el mundo material. El padre explicó que el hogar para los padres retirados fue construido en Cuernavaca hace 40 años, actualmente alberga a 16 frailes retirados de entre 70 y 95 años, quienes reciben cuidados especiales las 24 horas, por personal especializado.

Para un fraile franciscano no es fácil aceptar su retiro, puesto que está acostumbrado a llevar el conocimiento del evangelio a diferentes puntos, pero principalmente les es complicado dejar de ayudar a los necesitados debido al paso del tiempo.

¿Cómo nace la idea de crear esta casa de retiro?

En primer lugar nuestra manera de pensar era un poquito que los frailes tuvieran un espacio digno para poder tener toda la dinámica del servicio para ellos ya siendo grandes de edad poder ellos contar con todos los servicios, entonces aquí tienen prácticamente un equipo de trabajadores de fuera que vienen a estar al pendiente de todos los padres de diferentes partes del país obviamente todos Franciscanos.

¿Cómo mantienen la Casa Santa Cruz?

La verdad la sostenemos con las limosnas que recibimos en las misas de la iglesia, nosotros no contamos con ningún otro ingreso
con lo que llegamos a recibir pagamos al personal que atiende a los hermanos, compramos la comida y pagamos lo que se tenga que pagar, aunque también recibimos en ocasiones donaciones de quienes acuden a la misa nos ayudan con varios productos necesarios para los padres retirados.

¿Cómo se llega a ser un fraile Franciscano?

Cuando nosotros abrazamos la vida franciscana tenemos un año de experiencia vocacional, después de la preparatoria un año vamos al centro vocacional viviendo en nuestras casas con la familia, cada mes estamos vamos a este centro, después de esto nos van haciendo estudios psicológicos para ver si somos aptos para entrar al postulantado, es un año de este, aquí experimentan más la vida del fraile ya viven con nosotros.

Si el muchacho es apto se pasa a otro año que es el noviciado así recibe su hábito franciscano, en total son nueve años los que tienen que pasar los aspirante para después ya dedicarse a las actividades de los Frailes.

¿Cómo es el día de un fraile?

Es levantarse a las 05:00 de la mañana, a las 06:00 de la mañana están en la capilla para hacer las oraciones, después se tiene un momento de aseo personal o de la casa, terminando esto se pasa a desayunar, posteriormente tienen un espacio para realizar su aseo tranquilamente y empiezan sus actividades en la parroquia; si es estudiante, prepararse para sus clases; y hasta la una y media se interrumpen las actividades para comer y luego se tiene un descanso para ellos.

Después hacen sus labores con la sociedad, lo que tengan que hacer en convivencia con la gente, a las 05:00 de la tarde rezan el rosario y posteriormente van a la cama, entre 08:30 ó 09:00 de la noche en el caso de los hermanos ya grandes, como los que están aquí, pero para los más jóvenes es más riguroso, porque tenemos más actividad pastoral, es decir convivir con la gente.

¿Cuéntenos un poco de cómo nace esta orden?

Ustedes saben que San Francisco, hace 800 años, empezó la espiritualidad de él, estamos hablando de 1181 ó 1182, por ahí, entonces él lo que quería era abrazar la espiritualidad propia que era vivir el evangelio en pobreza, castidad y obediencia, sin nada propio viviendo con alegría, él no obligo a nadie, si no todos lo que quieran integrarse a él era por decisión propia, por eso empezó a crecer la orden, pero lo esencial de él era vivir el evangelio en fraternidad, es decir seguir las huellas, la experiencia de Cristo tal cual fue y es lo que hasta nuestros días ha funcionado para nosotros, el eligió ponerse el hábito franciscano café con el cordón y tres nudos en el que significan pobreza, castidad y obediencia.

¿Qué mensaje le enviaría a la sociedad actual?

Me parece que ahora el juego que se vive es un mundo muy neoliberal donde se produce una cultura individualista, este ambiente neoliberal de mercado que se ha estado viviendo en los últimos años y esto nos está llevando a ver las cosas más personales, se dan mucho las competencias, por eso nosotros tenemos un lema que San Francisco utilizaba mucho, él decía “Paz y Bien”, este lema es desear la paz y el bien a todos por igual, eso es lo que debemos hacer como promotores del evangelio para contribuir a la sociedad y mejorar como seres humanos.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------