Inicio Cultura Arte, naturaleza y gastronomía, los tesoros de Colima

Arte, naturaleza y gastronomía, los tesoros de Colima

232
0

Colima es playa y sol, ciudad y volcán, sus tesoros están a la vista en Comala y Villa de Álvarez, en las haciendas de Noguera, en las faldas de su Volcán de Fuego, en los teatros del pueblo, en sus bebidas, en su tasajo y el pozole seco.

En el centro histórico de la capital del estado se puede disfrutar de sitios como el Museo Regional de Historia de Colima, el Palacio de Gobierno, la Campana, el Teatro Hidalgo, la Basílica, la Pinacoteca Universitaria y el Museo de Arte Popular, por mencionar algunos.

Para refrescarse mientras se recorren las calles de la ciudad está la tuba natural, que es la savia de palma de coco y cuya extracción se realiza de manera artesanal desde tiempos ancestrales.

La extracción se realiza dos veces al día, a las seis de la mañana y las siete de la noche, y consiste en subir a la palma y cerca del nacimiento del racimo de cocos se hacen unos cortes, donde se coloca un recipiente para recolectar el líquido que para beberlo se le agrega hielo y cacahuate, o granadina y manzana para darle otra combinación.

A pocos minutos del centro de la ciudad está el EcoParc Colima, que con menos de un año de operación ya se ha arraigado en el gusto de las familias y cada fin de semana recibe a dos mil personas que quieren conocer a los 800 animales que viven en las 16 hectáreas del parque.

Pero este espacio no está dedicado sólo a la exhibición animal, pues también busca fomentar la educación ambiental, la conservación y la preservación de las especies, así como lograr que algunas otras continúen sus procesos de reproducción para ingresar a programas de reinserción a sus hábitats naturales.

Gastronomía y tauromaquia se juntan en Villa de Álvarez, un lugar de suma tranquilidad, tradicional por sus cabalgatas y fiestas taurinas, pero donde también se puede disfrutar de los sabores de la vainilla y el ate, el maracuyá y el aguacate transformados en paletas heladas, bien bajo la sombra de algún árbol de la pequeña plaza o mientras se recorren las calles que llevan a apreciar la arquitectura de la iglesia de San Francisco de Asis.

Colima ofrece atractivos para todos los gustos y cortas distancias; Manzanillo está a casi una hora de la capital, pero también se puede practicar senderismo en las faldas del Volcán de Fuego, el de mayor actividad en el país.

La comunidad La Yerbabuena, al pie del coloso, ofrece al paseante vistas inigualables mientras puede degustar una taza de café que prepara la familia Cuéllar, que desde hace 40 años cultiva y cosecha el aromático, pero desde hace seis también hacen molienda y tostado artesanal para su comercialización y llevar el grano más allá de las fronteras colimenses.

En tanto, Nogueras es un municipio caracterizado por sus haciendas y por el museo dedicado al artista colimense Alejandro Rangel, conocido por sus trabajos en tarjetas navideñas de la Unesco.

El pueblo mágico de Comala es otro de los sitios imperdibles de Colima, conocido no solo por la obra del escritor Juan Rulfo sino por su antigua blancura: posee un emblemático kiosco central, rodeado de portales que son el disfrute de los caminantes.

Esos pórticos resultan ser pasarela gastronómica que con sus aromas y colores invita a realizar paradas en lugares como el restaurante El Comalón, que desde hace 30 años es un botanero familiar, o los puestos de paletas heladas de sabores maracuyá con aguacate y nuez de macadamia, entre muchos otros.

Las artesanías son parte importante de este sitio, que en lugares como la tienda llamada Honestidad, se apela a la honradez y a otros valores para que al momento de comprar se pague lo que es justo por un producto y se tome el cambio correcto.

Las noches tienen un tono especial en Colima y los sitios con terraza son los ideales para una velada; uno de los sitios con este enfoque es la Terraza de la Cervecería de Colima, ubicada en la azotea del Hotel Ceballos, uno de los primeros de la ciudad y donde se sirve comida gourmet enfocada al rescate de lo tradicional mexicano.

Las pequeñas bombillas que iluminan el lugar crean un ambiente relajado para el disfrute de las cervezas artesanales que ahí se sirven, como para no olvidar que Colima tiene todos los encantos de la naturaleza combinados con la atención y amabilidad de su gente.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------