sábado, 15 diciembre, 2018
Opinión Punto y Aparte

RECURSOS DISPONIBLES PARA BLANCO BRAVO

El principal tópico de campaña esgrimido por Cuauhtémoc Blanco Bravo, flamante gobernador electo de Morelos, fue la realización de auditorías a todos los ámbitos del gobierno hoy todavía a cargo de Graco Ramírez, quien ha sido el blanco de discursos similares durante años anteriores a partir de la gestión y obtención de diversos créditos destinados al mejoramiento de la infraestructura de nuestra entidad.

Blanco utilizó un lenguaje por demás impugnativo contra Graco Ramírez y todos los funcionarios de la administración pública estatal. Pero la campaña cesó el pasado 29 de junio y el 1 de julio el electorado de Morelos decidió votar por Morena, lo cual proyectó al ex futbolista hacia el relevo en la titularidad del Poder Ejecutivo.

Hemos visto a Blanco sobre varios escenarios: fue primero rival de Rabindranath Salazar en una encuesta que nunca se realizó. Es decir, tuvo la característica de precandidato; luego fue candidato; posteriormente se convirtió en candidato ganador de la elección; los medios después lo llamamos virtual gobernador electo; hoy es gobernador electo; y a partir del 1 de octubre será el gobernador constitucional de Morelos. En todas las etapas ha empleado un discurso acorde a los respectivos momentos históricos.

Pero de ahí a que consiga, junto con algunos buscachambas hoy presentes en su entorno, meter a la cárcel a Graco, hay mucho trecho por delante y un escenario de incertidumbre.

El actual titular del Poder Ejecutivo es ciento por ciento político y no permanecerá cruzado de brazos; pero Blanco no es político, lo cual está demostrando demasiado rápido con relación al tema Cuernavaca y el resultado electoral del pasado primero de julio, de lo cual me ocuparé en otra ocasión. Sin medidas represivas, venganzas y la utilización del aparato de seguridad y procuración de justicia de Morelos contra quienes fueron sus detractores o rivales, Blanco no soportará las presiones futuras. Al tiempo y lo veremos.

Así las cosas, Graco Ramírez ha comenzado a responder. Ayer aparecieron en escena dos de sus principales funcionarios: Jorge Michel Luna, secretario de Hacienda; y Adriana Flores Garza, titular de la Contraloría Estatal, para hablar sobre el tema favorito de Cuauhtémoc Blanco y quienes se convirtieron en férreos enemigos de Graco durante el presente sexenio: la deuda pública.

De entrada, Michel y Flores Garza destacaron que “el Poder Ejecutivo de Morelos se distingue por un manejo ordenado, eficiente y transparente de los recursos económicos a favor del estado, según lo avala el informe más reciente del resultado de la fiscalización de la cuenta pública 2017 dados a conocer por la Auditoría Superior de la Federación (ASF)”.

De tres auditorías realizadas al Gasto Federalizado Programable, Morelos acreditó el 100 por ciento la inversión de los recursos, de acuerdo a los datos proporcionados por ambos funcionarios.

Al concluir la revisión, la ASF sólo emitió recomendaciones y acciones de carácter internas “que serán subsanadas en el marco de nuestro Sistema de Control Interno, para su solventación o aclaración definitiva”, indicó Jorge Michel.

La ASF ha reconocido las fortalezas del adecuado Sistema de Control Interno y Administración de Riesgos que fue implementado durante la presente Administración Pública Estatal, mediante el cual se ha promovido el cumplimiento de los objetivos, así como la observancia de la normativa y el manejo ordenado, eficiente y transparente de los recursos.

Jorge Michel mencionó que del total de observaciones y recomendaciones que han emitido tanto la Auditoría Superior de la Federación como la Secretaría de la Función Pública, se ha solventado en el último año una cantidad superior a los 2 mil 600 millones de pesos.

“Por sus buenas prácticas en el manejo de los recursos, Morelos se ubicó entre los primeros cinco lugares en el reporte especial de los estados que presentan información financiera de alta calidad, de acuerdo a la revista “ar. Información para decidir”, especializada en finanzas”.

Jorge Michel señaló que “el manejo adecuado de los recursos permite dejar un estado con finanzas sanas, con una deuda pública de 5 mil 970 millones de pesos, y no más como se ha especulado”. Blanco ha dicho que la deuda pública asciende a alrededor de 12 mil millones de pesos.

Agregó que para concluir este año fiscal, la siguiente administración que inicia el primero de octubre próximo, contará con el presupuesto mensual que la federación destina a los estados, que en el caso de Morelos son alrededor de 700 millones de pesos mensuales.

El terreno donde ahora se encuentra Jorge Michel es conocido por Alejandro Villarreal Gasca, actual tesorero municipal de Cuernavaca, quien se perfila para convertirse en relevo de aquel en la Secretaría de Hacienda de Morelos. Estaremos pendientes de los acontecimientos y después diremos.

Loading...