Recuento de Daños 12-10-17

/ Por
Aumentar tamaño de texto
A A =

Luego de los sismos e inundaciones en el centro y sureste del país viene la reconstrucción.

La SHCP planteó un gasto preliminar de $38 mil millones y para la calificadora Moody’s el movimiento telúrico es potencialmente, una de las catástrofes naturales más costosas de México.

En este punto, hay una vertiente  para impulsar el uso de las reservas internacionales del país; resolver la emergencia y recuperar la normalidad.

El director de Milenio, Carlos Marín,   apoya esa tendencia: “Para que se reconstruyan alrededor de 45 mil y se reparen 113 mil viviendas destrozadas, 158 mil familias que comienzan a recibir el apoyo económico del gobierno tendrán que esperar hasta enero para contar con techo seguro, pues el dinero lo tendrán en cuatro partes, porque hoy, “no lo hay”. Eso quiere decir que 800 mil personas continuarán sobreviviendo a la intemperie o arrimados. Agustín Carstens y José A. Meade tienen la oportunidad de darle un histórico pellizco a las reservas para que la grave contingencia sea superada a la brevedad. El monto de reparaciones y reconstrucciones es algo menor de $56 mil, equivalentes a unos tres mil millones de dólares; una bicoca de los 173 mil que Banxico tiene en reservas”.

Fonden cuenta con $9,000 millones y se espera le asignen otros $6,000 millones en 2018. Enrique Peña anunció apoyos para reactivar actividades económicas y créditos para viviendas  en un plazo de cuatro meses para la solución. Y ‘Fuerza México’, el fideicomiso creado por empresarios ha  recaudado unos $155 millones y Fundación Carlos Slim $2,300 millones, pero no resuelven la demanda de dinero para recuperar la infraestructura dañada con urgencia. El uso de las reservas,  es una alternativa, a la que los funcionarios ortodoxos pueden darle cauce social y avanzar en recuperar la confianza perdida. Los bienes, son  para remediar los males.