A tres semanas de la elección

/ Por
Aumentar tamaño de texto
A A =

A tres semanas de la elección aumenta la especulación acerca del papel de los indecisos en la votación del 1 de julio y el efecto que tendrán los debates en su decisión
En febrero, Roy Campos de Consulta Mitofsky, afirmó que los indecisos estaban en el rango de 24.6% y lo consideró un hecho normal, mientras se mantenga entre 20 y 30%. “Preocúpense cuando una semana antes de los comicios el porcentaje aumente o siga siendo el mismo”
El 25 de mayo, Jorge Castañeda (Financiero) se refirió al tema: “El tema obsesiona a políticos y encuestadores. En la mayoría de las encuestas, el número de personas que responden con un “No sé” o “Prefiero no contestar” varía entre 10% (Massive Caller) y 38% en Reforma. En el 2000, ese segmento se inclinó por Fox en una proporción más alta que los ‘decididos’. Esta vez, se supone, no son partidarios del puntero, ya que no existen motivos para disimular un voto por AMLO. Varios especialistas creen ubicarlos en el Frente o en el PRI. Sienten que se trata de electores anti-AMLO inconfesos, que votarán por el segundo lugar, cualquiera que éste sea, es decir, serán sufragios a favor de Anaya que prefieren ocultar su sentimiento contra Morena. En el equipo de Meade, creen en la opción a su favor escondido, a quienes les da vergüenza revelar que votarán por el PRI, pero lo harán porque es el mejor”
En este sentido, Raymundo Riva Palacio (Financiero) da un dato interesante: Remontar la ventaja que tiene AMLO para los priistas es difícil pero no imposible, apoyados en encuestas internas, que difieren del 50% publicitado. AMLO estaría con 36%, doce puntos arriba de Meade, y a trece de Anaya. Esos 36 puntos son 18 millones de votos, similar a la votación de Peña y lejos de los 30 millones de las encuestas a favor de López Obrador. Anaya también espera a los indecisos. ¿Tendrán tiempo y la operación electoral efectiva?

Loading...