martes, 26 marzo, 2019
Desde el Tepozteco Opinión

¿QUIÉN VA A AUDITAR A CUAUHTÉMOC BLANCO?

  • Juan Manuel Hernández Limonchi, alcalde suplente, es sólo un adorno en el gobierno de Cuernavaca
  • Siguen las amenazas de muerte contra el alcalde electo Francisco Antonio Villalobos Adán

 POR SIERVO DE LA NACIÓN

Con la llegada de Cuauhtémoc Blanco Bravo a la gubernatura de Morelos se comenzaron a destapar las cloacas y como ya es costumbre de todos los inicios de sexenio, salió la pus de la anterior administración.

Se habla de cientos de millones de pesos mal usados, nóminas secretas, millones de pesos desaparecidos, pero no hay hasta el momento nada oficial.

Es decir, no se han presentado las denuncias penales correspondiente por el presunto quebranto a la hacienda pública estatal.

El equipo del futbolista, encabezado por el español José Manuel Sanz, anda vuelto loco por descubrir el “hilo negro” de la política en Morelos y atrapar, según ellos, a los malhechores que hundieron al estado.

Todo está muy bien y si alguien hizo uso del dinero público para beneficio personal, debe enfrentar a la justicia.

Pero, ¿quién auditará la labor de Cuauhtémoc Blanco al frente de la alcaldía de Cuernavaca?

Está más que claro que el alcalde suplente Juan Manuel Hernández Limonchi no hará nada por rascarle en la tesorería y demás áreas importantes del gobierno municipal, además del SAPAC.

Primero, no lo hará porque hizo un pacto con José Manuel Sanz para cerrar “bien” la administración y tratar de maquillar lo malo que se hizo durante casi tres años.

Con ese acuerdo, le dio una patada en la trasero a los hermanos Robero Carlos y Julio César Yáñez Moreno, quienes ya se relamían los bigotes por llegar a la alcaldía.

Cómo no recordar la runfla de ladrones encabezada por Roberto Ríos, director de Gobernación en la era de Blanco Bravo, que se dedicó a extorsionar a comerciantes establecidos, ambulantes y empresarios, sin que se haya hecho nada para impedirlo.

Ríos dirigía una bien aceitada maquinaria de corrupción y cobro de extorsiones que dejaban al equipo de Blanco Bravo un millón de pesos al día en efectivo.

Cómo Juan Manuel Hernández Limonchi no auditará la labor de Cuauhtémoc Blanco Bravo, ¿es por eso que siguen la amenazas contra el alcalde electo de Cuernavaca Francisco Antonio Villalobos Adán para que no tome protesta y decline?

Si alguien no audita la administración de Cuauhtémoc Blanco, entonces ni el mismo gobernador podrá conocer quiénes de su equipo le han “jugado chueco” y quiénes en verdad son honestos.

En el gobierno de Morelos se necesitan funcionarios honestos, que estén dispuestos a entregar todo su esfuerzo y conocimiento para sacar adelante al estado en rubros tan importantes como el desarrollo social y agropecuario, economía, educación, salud, seguridad pública y finanzas.

De los malos y los pésimos funcionarios ¡ya estamos hasta la madre!

Por cierto, Francisco Antonio Villalobos Adán, informó en días recientes que se esconderá hasta el próximo primero de enero porque su vida ya tiene precio y son varios lo interesados en verlo muerto.

Aunque Villalobos Adán no dio nombres de las personas sospechosas que lo quieren ver fuera de la política o de este mundo, sería muy obvio desde dónde vendrían las órdenes, ¿o no?

------------------------------------------------------- ------------------------------------------------------
loading...
-------------------------------------------------------
Loading...