martes, 20 agosto, 2019
Punto y Aparte

Vera quiere hueso en 2018

El todavía rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Alejandro Vera Jiménez, reapareció ayer en el Centro Los Belenes (lugar donde estableció su sede laboral tras el sismo del 19 de septiembre) dizque portando bajo el brazo tres amparos: dos de ellos -según él- a su favor y otro concedido a su esposa María Elena Ávila Guerrero, directora de Planeación de la institución, por los presuntos delitos de peculado y enriquecimiento ilícito.

Ojo: eso fue lo que cacareó Vera, aunque realmente él y su cónyuge disponen solo de una suspensión provisional con respecto a la acusación de enriquecimiento ilícito y en contra de alguna orden de aprehensión, sin estar exentos de comparecer ante un juzgado penal cuando así lo determine su titular para hacerle frente a las acusaciones.

Es responsabilidad de la Fiscalía Anticorrupción del Estado, a cargo de Juan Salazar Núñez, darle o no seguimiento a los “juicios de garantías” que tanto presumió la dupla durante una conferencia de prensa.

Tras victimizarse de nuevo ante lo que considera una persecución política y policíaca bajo los auspicios del gobernador Graco Ramírez (el discurso de siempre), Vera anunció que la próxima semana, quizás el lunes, informará si participa o no en el proceso electoral de 2018 y por qué cargo.

Asimismo, indicó que está analizando si renuncia a la Rectoría a fin de facilitar la búsqueda de alternativas para resolver la grave crisis financiera universitaria, la cual volvió a reflejarse la víspera cuando miles de trabajadores académicos y administrativos se quedaron sin cobrar sus catorcenas.

A pesar de este impune manejo económico y los hechos probados de corrupción en que el rector y su camarilla incurrieron el pasado lustro, el “doctor” en psicología pretende buscar un cargo de representación popular.

Siempre que Vera Jiménez tiene enfrente a representantes de medios informativos se victimiza y culpa de todas sus desventuras al gobierno estatal.

Y ayer no fue la excepción responsabilizando a Graco Ramírez y sus funcionarios de la insolvencia universitaria.

Empero, más tardó en lanzar su monserga que en recibir respuesta desde Palacio de Gobierno a través del secretario de Hacienda y la secretaria de Educación.

Quedó claro, mediante la exposición de cifras y documentos, que el Estado no le debe ni un peso a la Universidad, lo cual no impedirá que sus funcionarios acompañen al rector electo Gustavo Urquiza Beltrán a gestionar los recursos que permitan la disponibilidad de su lana (prestaciones de ley) a los trabajadores académicos y administrativos este fin de año.

Tuvieron que entrarle al quite Urquiza y Graco Ramírez sobre un contexto donde el ex pastor evangélico (Alejandro Vera) se encuentra desaparecido.

Ya no resuelve nada, absolutamente nada.

Pero aun así aspira a mantenerse en la vida pública del Estado allende los comicios de 2018.

Vaya desvergüenza.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------

Noticias relacionadas

Vinculan a proceso a presuntos secuestradores de hija de director de Facultad de Derecho de la UAEM

Redacción

Cuerpo de hija de director de Facultad de Derecho de la UAEM fue encontrado en Yautepec

Redacción

Localizan muerta a hija del director de la Facultad de Derecho de la UAEM

Redacción