sábado, 24 agosto, 2019
Punto y Aparte

Sale Vera de la UAEM

He escrito centenares de cuartillas recordando la facilidad con que miente el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Alejandro Vera Jiménez.Y este miércoles 29 de noviembre lo volvió a hacer.

Tal como lo escribí ayer, Vera reapareció en la sede del Centro Los Belenes, donde ha despachado desde el terremoto del 19 de septiembre, y lo hizo dizque portando bajo el brazo tres amparos contra órdenes de aprehensión por los delitos de peculado y enriquecimiento ilícito.

Uno de los recursos también favorecería a su esposa María Elena Ávila Guerrero, directora de Planeación de la UAEM.

Sin embargo, la realidad es que Vera y su cónyuge solo poseen una suspensión provisional del Juzgado Cuarto de Distrito para no ser detenidos por alguna corporación policíaca con relación al caso del enriquecimiento ilegal, aunque la protección federal no los exime de comparecer ante el Juzgado Penal correspondiente cuando se les ordene para enfrentar las acusaciones formuladas en su contra por la Fiscalía Anticorrupción.

Este miércoles, ante representantes de los medios informativos morelenses, el todavía rector declaró que la próxima semana -tal vez el lunes- anunciaría si participa o no en el proceso electoral de 2018.

Haría público, además, el cargo de elección popular de su preferencia, y además si presenta su renuncia al cargo universitario a fin de facilitar la gestión de recursos, primero para resolver la disponibilidad económica de fin de año, y después con el objetivo de conseguir fondos que coadyuven a paliar la crisis financiera estructural de la institución, agravada por la pésima administración de Vera y sus secuaces incrustados en la Rectoría.

Todo lo anterior resultó ser otro acto de simulación por parte de Vera, quien ayer convocó este viernes 1 de diciembre a sesión de Consejo Universitario para presentar su renuncia, la cual deberá ser aprobada o en su caso rechazada por los consejeros, amén de que en la misma asamblea se votarán reformas a las normas estatutarias de la UAEM que permitan, hoy mismo, tomar protesta al rector electo Gustavo Urquiza sin necesidad de recurrir al interinato como lo atestiguamos en 2012 tras la renuncia de Fernando Bilbao Marcos, hoy cancerbero de Vera en la Junta de Gobierno.

Ayer comenté que Alejandrito ya no tiene peso específico en nuestra máxima casa de estudios, donde los sindicatos de trabajadores académicos y administrativos, así como la Federación de Estudiantes y las fuerzas que se mueven en la comunidad universitaria, lo consideran un cero a la izquierda.

La elección de Urquiza, los procesos penales abiertos en su contra y la crisis monetaria de fin de año le colocaron una gran piedra sobre su espalda, a la manera de Sísifo.

La presión que el rector se generó (de manera estéril) con la clase política externa y la ruptura con grupos de gran peso al interior de la UAEM propiciaron su caída.

Nadie más que él tuvo la culpa, por haberse rodeado de quienes muy probablemente ya comenzaron a abandonarlo. Al tiempo y lo veremos.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------

Noticias relacionadas

Vinculan a proceso a presuntos secuestradores de hija de director de Facultad de Derecho de la UAEM

Redacción

Cuerpo de hija de director de Facultad de Derecho de la UAEM fue encontrado en Yautepec

Redacción

Localizan muerta a hija del director de la Facultad de Derecho de la UAEM

Redacción