Libres hasta para ofender

/ Por
COLUMNISTAS_cinta punto y aparte
Archivo
Aumentar tamaño de texto
A A =

Pésele a quien le pese y quiérase o no aceptar, Morelos no enfrenta una problemática ni siquiera parecida a la de otras entidades caracterizadas por la violencia (verbigracia Tamaulipas), escenario donde distinguidos periodistas han sido asesinados ya sea por su actividad inherente a la comunicación, a manos de criminales organizados o bajo acciones directas de políticos. Sobre esto último abundan los testimonios en Veracruz, cuyo ex gobernador Javier Duarte la emprendió en contra de comunicadores incómodos. Algún día le ejercitarán acción penal debido a lo mismo.

Así las cosas, no comparto la posición que asumieron algunos colegas míos, desde luego acentuada la víspera en el Día de la Libertad de Expresión, en el sentido de que Morelos alcanzó los niveles de violencia en contra de periodistas, tal como ocurre en otras regiones mexicanas. Para nada. Y antes de continuar quiero recordar lo que reiteraba vez tras vez Don Lauro Ortega (gobernador de Morelos entre 1982 y 1988) con respecto a la libertad de expresión: “Aquí cualquiera es libre hasta para ofender”.

En el mismo sentido habló ayer el gobernador Graco Ramírez -en el marco del Día de la Libertad de Expresión- a quien le ha tocado recibir felpa tras felpa a través de ciertos medios formales y de las redes sociales, esos sistemas impersonales donde sus participantes dicen y creen lo que les place. En ese espacio abundan los “opinólogos” que muchas veces pretenden sustituir a los periodistas. Infortunadamente, ese conducto ha sido ocupado y recurrido a diario por los detractores de Graco para agredirlo y buscar su aniquilación. Sin embargo, ya transcurrieron cuatro años y nueve meses sin que lo hayan conseguido. Graco está en su quinto año de gestión y se perfila hacia el inicio de su sexto y último periodo como titular del Ejecutivo morelense, el próximo primero de octubre.

Como bien lo subrayó el mismo gobernante ayer: “Se nos ha ofendido hasta más no poder, a mí y a mi familia, pero siempre he estado consciente del lugar donde me encuentro. Sé aguantar vara, debo ser prudente, aquí hay libertad hasta para ofender”. No sé si lo sabe, pero Graco Ramírez repitió las palabras dichas por Don Lauro hace muchos ayeres.

Tocante a la postura asumida por mis colegas sobre otros escenarios, en torno a la misma conmemoración, con el respeto que todos me merecen les digo que me solidarizo con ellos para exigir justicia a favor de los periodistas asesinados en otros estados de la República. Pero el mismo respeto les solicito al expresarles que la situación no se repite en mi entidad natal. Dios nos libre de que algo así ocurra en nuestro territorio. Por lo demás, agradezco a los dirigentes de la Asociación de Periodistas y Comunicadores de Morelos (Apecomor), Teodoro Rentería y Pablo Rubén Villalobos, el haber incluido a mi hermano Víctor Manuel entre los periodistas desaparecidos el año pasado y colocado su nombre en el Monumento al Periodista ubicado sobre la avenida Teopanzolco de Cuernavaca. A todos mis respetos, gratitud y afecto.

(Visited 91 times, 1 visits today)