El rector y su nómina secreta

/ Por
COLUMNISTAS_cinta punto y aparte
A
Aumentar tamaño de texto
A A =

Atención apologistas de Alejandro Vera Jiménez, rector de la UAEM. Lo siguiente no es de mi autoría, pues fue expresado por Israel Reyes Medina, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Morelos (FEUM), durante la presentación del quinto informe de dicho funcionario académico. Desde mi particular punto de vista, más allá de las impugnaciones cuyo destinatario volvió a ser Graco Ramírez, los siguientes conceptos manejados por Reyes Medina significaron una parte relevante en el acto. Dijo: “Hay medidas financieras que deben asumirse ante la grave situación de la Universidad (…) No hay que escatimar esfuerzos y debe cancelarse el pago de compensaciones a trabajadores de confianza, es decir la reducción de salarios en categorías donde más se percibe”.

Insisto: me llamó la atención esta parte del discurso pronunciado por el dirigente de la FEUM, quien ha sido panegirista de Vera Jiménez a más no poder, porque presuntamente está incluido en la “nómina secreta” de la UAEM, donde el rector sostiene a una buena parte del Consejo Universitario, entre otras personas. Israel Reyes propone la afectación directa a sus intereses, pero en determinado momento, si la medida fuera asumida por Rectoría, disminuirá los altos sueldos de ciertos funcionarios universitarios, ello ante la grave situación financiera de nuestra máxima casa de estudios. Recordaré que Mario Cortés Montes, líder de los trabajadores académicos, advirtió que la institución solo tiene lana para pagar dos catorcenas más. Trabajadores jubilados y activos están en riesgo.

He escrito centenares de cuartillas documentando los excesos cometidos por Vera Jiménez y la pandilla adscrita a la Rectoría. Documenté el despilfarro, maquillado bajo el rubro de “compensaciones” (aludidas por Israel Reyes), con la “nómina secreta” todavía existente. Son altas remuneraciones catorcenales, conocidas en la UAEM por propios y extraños. A estas alturas de la gestión de Alejandrito nadie ignora que cada 14 días se embolsa 49 mil 631 pesos 13 centavos, y en la “nómina secreta” otros 45 mil pesos. Un total de 189 mil 262 pesos 26 centavos mensuales. Y la lacra conocida como Javier Sicilia sigue birlándose, por obra y gracia de Vera, un total de 164 mil 199 pesos 40 centavos.

Los sueldos de primer nivel (personal de confianza y directivos) absorben el 84 por ciento del presupuesto universitario en cuanto a sueldos altos, mientras al personal administrativo se destina el 30 por ciento, 35 por ciento a jubilados y 40 por ciento a maestros, pero en sueldos bajos. Asimismo, deben sumarse los gastos de directivos y demás erogaciones discrecionales radicadas en la misma “nómina secreta”. Hasta el chef predilecto de Alejandrito cobra ahí 45 mil pesos mensuales. ¿Cómo la ve estimado lector? Aun así, Vera Jiménez sigue victimizándose y culpando a Graco de sus aberraciones. Fuera máscaras: el rector no es ninguna hermana de la caridad.