domingo, 9 diciembre, 2018
Opinión Punto y Aparte

Punto y aparte 28-Ene-2016

* LA CMMC: HACER RUIDO

1.- Como era de esperarse, la Coordinadora Morelense de Movimientos Ciudadanos (CMMC) anunció ayer que recurrirá a la justicia federal para combatir la decisión de la Junta Política y de Gobierno del Congreso, en cuanto a prorrogar 90 días su pronunciamiento sobre si es o no procedente el juicio político solicitado en contra del gobernador Graco Ramírez. El vocero de la organización, Gerardo Becerra, explicó que la ley no contempla la prórroga aprobada por los coordinadores parlamentarios adscritos a dicho órgano de control cameral, ante lo cual pedirán primero ser notificados sobre esa decisión, y después, que la justicia federal los obligue a pronunciarse con respecto al juicio. Sin embargo, la estrategia de la CMMC incluye otras formas de presión (faltaba más): para el 19 de febrero contemplan una marcha (cacerolista) simultánea en Cuernavaca, Cuautla y Jojutla, y más adelante presentarán ante el Congreso nuevas solicitudes de juicio político por otros motivos, ligados a la inseguridad pública, el “nepotismo” y la falta de entrega de los recursos correspondientes a la erradicación de cuotas escolares.

2.- Conclusión: la CMMC entró a la más importante etapa de su actividad política desde que fue creada hace aproximadamente dos años. Aunque Morelos no tiene visos de ingobernabilidad ni de crisis política (los recientes hechos vinculados al Congreso local así lo demuestran), Becerra y sus huestes buscarán de mil formas proyectar lo contrario para ganar espacios mediáticos (querrán trascender a nivel nacional), llamar la atención de Los Pinos y tal vez influir en el Senado de la República. Se meterán a lo que en el análisis político conocemos como acciones contestatarias y/o reivindicatorias, desde luego promoviendo la solidaridad de otros grupos de presión a fin de ejecutar movimientos coaligados o afiliados. Y sin duda alguna la Coordinadora buscará el respaldo de cuanto partido político quiera sumársele. Es evidente que en nuestra entidad se le están reduciendo las opciones para mantener vivo el movimiento en contra del titular del Poder Ejecutivo. A ver.

3.- Cambiemos de frecuencia. Los ascensos de esta semana en la Secretaría de Salud desataron una lucha por el poder ante la presunción de que derivarán en reacomodos. Diversos grupos buscan pescar en el río revuelto de la conversión de Patricia Mora González en nueva titular de la Secretaría. El movimiento causó el aplauso inmediato de la Sección 29 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, a cargo del médico Gil Magadán Salazar, quien mantuvo conflicto permanente con Vesta Richardson López Collada desde el inicio del sexenio y no dudó en afirmar que el cambio en la dependencia redundará en una mejora sustancial en las relaciones entre el patrón y los trabajadores sindicalizados. Al interior de la Secretaría se da por descontado que habrá ajustes en el equipo de trabajo, y en ese contexto dirigentes del Colegio de Médicos Cirujanos de Morelos salieron a levantar la mano para obtener espacios, con el reclamo de que “no los tomaron en cuenta” para hacer estos nombramientos, con todo y que reconocen que hacerlos es facultad del gobernador Graco Ramírez. Los galenos le dieron duro a Giorgia Rubio Bravo, quien pasó a ocupar la titularidad de los Servicios de Salud en lugar de la propia Mora González, acusando que incumple el requisito de la residencia. A ver cuánto dura la grilla en esta Secretaría.

4.- La alcaldesa de Tetecala, Luz Dary Quevedo, pone el ejemplo en materia de austeridad. Lejos de aquella frívola imagen de funcionarios estatales instalados en un restorán de lujo para “trabajar” por la austeridad, la alcaldesa impulsó una reducción sustancial en los salarios de los miembros del Cabildo y de los altos mandos municipales, del 40 por ciento. Es seguro que la noticia fue vista con desagrado entre los grandes hombres y las grandes mujeres que ostentan el poder del Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, los Ayuntamientos y los órganos autónomos, porque ahora con seguridad los periodistas –ya sabe usted cómo son- los van a cuestionar sobre si ellos también implementarán verdaderas medidas de austeridad como la reducción salarial. Sin embargo, la respuesta es previsible: ningún diputado, secretario de despacho, magistrado, consejeros del IMIPE o el Impepac, van a perder un solo peso de sus ingresos, no por nada conforman la clase política. Acaso en algún municipio se hará eco de la medida, pero en términos generales el ejemplo de los tetecalenses no tendrá seguidores. A ver.

5.- El alcoholímetro será una realidad en Cuernavaca a corto plazo, como una forma de reducir el número de accidentes viales y las víctimas que de ellos resultan, y también, seguramente, para allegar recursos económicos a la administración de Cuauhtémoc Blanco. Por ahora Jiutepec es el ejemplo a seguir en este rubro, pues en esta demarcación se lleva a cabo desde el trienio anterior y ha continuado en el gobierno del perredista José Manuel Agüero. El INEGI nos señala como una entidad de alto consumo de alcohol, pues fuimos primer lugar nacional en 2011 y desde entonces siempre nos hemos ubicado entre los punteros.

Loading...

Noticias relacionadas

Desechan diputados de Morelos solicitud de juicio político contra Graco Ramírez

Redacción

Diputados nepotistas ‘acomodan’ a familiares, amigos y amantes en cargos del Congreso de Morelos

Redacción

Pide PRD a gobierno del estado que asuma responsabilidad en crisis de inseguridad de Morelos

Rodrigo Zamora Balderrama