PROTECCION… ¿DE QUIÉN O DE QUÉ?

/ Por
Aumentar tamaño de texto
A A =

Cuando a alguien le entra la curiosidad por conocer el paradero del futbolista metido a alcalde de Cuernavaca, no falta quien lo encuentre, como ocurrió en días pasados que las cámaras siempre indiscretas del mundo de la farándula, se lo halló según se supo, en compañía de misteriosa mujer, ni más ni menos que en Los Ángeles, California.

¿Por qué tan lejos, mi buen? Ah, porque lo tiene apanicado –jefe Cinta dixit— el proceso electoral en el que se metió, no sabemos por cuánto esta vez, aunque lo sabremos tarde o temprano y que lo tiene perfilado hacia el gobierno de este estado. O sea el miedo no anda en burro, anda en avión, según nos están enseñando el propio Peje con su viaje en avión quesque rentado.

Se nos fue, pues, el futbolista… Pero ni cantemos victoria, ni lo tomemos demasiado en serio, porque sólo será en tanto se toma en cuenta y se le da respuesta a su petición de que se le cuide. Que se le cuide porque en su posición de candidato su persona corre graves riesgos aquí, ninguno en Los Ángeles, ni en esa Ciudad de México que lo vio nacer en el propio barrio bravo de Tepito.

Y esa manía de protección, no ha surgido en los últimos tiempos, sino viene de más atrás, o sea de más o menos de cuando los tiempos y las circunstancias lo obligaron a falsificar su credencial electoral para convertirse en candidato a alcalde por un partido que le compró esa que el futbolista garantizó era vocación por la política o mejor dicho por “hacerle bien al pueblo”.

Ahora sabemos que arropado por Miguel Ángel Osorio Chong en tiempos en que éste estaba al cargo de la Secretaría de Gobernación y con esos fines que nunca fueron demasiado claros, al futbolista ya le habían ofrecido cuidarlo. ¿De quién? Ah, eso sí lo sabían ellos, no los ciudadanos de a pie, los mismos a los que él había jurado proteger y si no que se lo demandásemos… Pero el caso es que el futbolista tenía “protección” ordenada ni más ni menos que por el entonces conocedor de detalles tan delicados como los intríngulis internos de este país. El mismo Osorio Chong que hoy está quitecito en espera de ocupar escaño vía la manera más fácil de hacerlo y que es la plurinominal.

Y bueno, en tanto el futbolista se esconde –ni tanto— en Los Ángeles, aquí, Luis Carlos Ugalde Ramírez (quien fuera presidente del IFE de 2003 a 2007) en una interesante conferencia que vino a dar en tierras tlahuicas, advirtió que la postulación de Cuauhtémoc Blanco Bravo a la gubernatura del estado, puede llevar a su nivel máximo de degradación a la política en Morelos. Obviamente, Ugalde Ramírez manifestó su preocupación por lo que sucede en la entidad en materia de política, con un muy alto número de candidatos independientes, traiciones partidistas y la constante tentación de los partidos de postular a personajes de la farándula o del deporte en su afán de conservar el registro.

Y ¡aguas! porque el advirtió que el éxito de esas postulaciones, evidencia que los ciudadanos se están vengando de los políticos, que es un acto de desesperación o de desesperanza al permitir que gane alguien simpático o simplemente se trata de rebeldía ante la falta de resultados.

¿No nos habrá sido suficiente a los que aquí vivimos pasárnosla sin servicios municipales, sin agua, en una ciudad inundada por la basura y con la autoridad en absoluta ausencia? ¿No sería el colmo llegar a tener 6 años 6 de un gobierno en esas condiciones y aún peores, con un personaje liado quién sabe con quién como para estar apanicado desde antes de empezar siquiera la campaña para gobernador?

Loading...
(Visited 23 times, 1 visits today)