PRECARISMO MUNICIPAL

/ Por
Aumentar tamaño de texto
A A =

Se suman por miles los aspirantes a ocupar un cargo en los 33 cabildos de municipios morelenses, como si se tratara de arcadias financieras o centros donde podrán conseguir su consolidación patrimonial. Es decir, cuevas para llevar a cabo pingües negocios, lo cual dista mucho de la realidad.

Tan solo en Cuernavaca hay nueve candidatos al cargo de presidente municipal: Julio Yáñez Moreno (PRD-PSD-PVEM), Víctor Manuel Saucedo (PRI), Javier Bolaños Aguilar (PAN), José Luis Urióstegui (independiente), Armando Haddad Giorgi (independiente), Fernando Martínez Cué (Nueva Alianza), José Luis Gómez Borbolla (Morena-PT-PES), Luis Flores (independiente) y Harry Nielsen (Humanista).

La mayoría de dichos personajes inició campaña ayer, muy al estilo personal de cada uno y de acuerdo a la capacidad de movilización de sus partidos o alcance de sus bolsillos. Es importante indicar que casi todos conocen a la perfección la problemática de la capital morelense, que en muchas colonias presenta signos de decadencia o graves rezagos.

Y en iguales circunstancias, en los 32 municipios restantes los candidatos y quienes podrían acompañarlos en los nuevos cabildos mostraron el “músculo”, como ocurrió en Yautepec, donde el candidato de la coalición PRD-PSD-PVEM, Agustín Alonso Gutiérrez, logró una multitudinaria concentración, siendo acompañado por la plana mayor del partido del sol azteca y el candidato gubernamental Rodrigo Gayosso Cepeda.

Ayer comenzó el sinuoso camino hacia “La Feria del Hueso 2018”, donde debemos sumar a centenares de aspirantes a ocupar una curul en la siguiente legislatura (la LIV). Cualquiera se siente con capacidad de convertirse en legislador y los candidatos respectivos también iniciaron campaña. El Congreso del Estado tenía hace pocos años las características de una arcadia financiera, donde el saqueo se daba por doquier pues abundaban los recursos. Hoy la situación es diferente, con mucho, muchísimo precarismo y grave endeudamiento que, desde mi particular punto de vista, no podrán resolver los miembros de la legislatura LIII. La crisis económica se trasladará allende el 1 de septiembre venidero.

Y el escenario de precarismo se repite en los 33 municipios. Hacia donde volteemos hay graves necesidades económicas, así como la inequitativa distribución del ingreso, la proliferación de cinturones de miseria, desempleo, delincuencia común y organizada, etcétera. Además, a este caldo de cultivo se agrega otro factor de precariedad: la parálisis de todos los municipios, cuya principal característica es la dependencia absoluta del gobierno federal y el gobierno estatal, así como la falta de fondos para satisfacer las necesidades sociales en ese segmento que demagógicamente se denomina “la célula básica del sistema político mexicano”.

Conforme nos perfilamos hacia la gran elección del 1 de julio venidero se comprueba y se arraiga cada día más la situación de precariedad. Y en tales condiciones de empobrecimiento abundan quienes aspiran a formar parte de los ayuntamientos; algunos porque tienen la virtud del servicio social, pero la mayoría anhela disfrutar de las canonjías municipales, a pesar de todo y tope lo que tope.

Abundan quienes se dicen expertos en la administración dentro de ese orden de gobierno, pero no tienen todavía la mínima idea sobre lo que les espera. Y es que no solo se trata de recoger la basura, poner gasolina a los vehículos automotores al servicio de las comunas, abastecer de agua potable y alcantarillado a las colonias, sino de cómo construir un mejor Morelos hacia el futuro.

Por todos lados se perciben los rezagos y agravios sociales a nivel municipal. Pero el colmo es que no sólo se están quedando a la zaga los municipios, sino también la Federación y el gobierno estatal, con recursos disminuidos. Tal escenario revela la evidente descoordinación entre los tres niveles de gobierno.

Deseo equivocarme, pero el escenario que viene es predecible. Los municipios experimentarán inestabilidad, porque no podrán cumplir sus compromisos básicos, como el pago de nóminas y servicios. A corto plazo, los futuros alcaldes, que tomarán posesión el 1 de enero de 2019, comenzarán a paralizarse debido a que no tienen ni para el pago del servicio de limpia (algunos no tienen siquiera dónde tirar la basura).

Aquí les va un dato por demás alarmante en torno al precarismo del ayuntamiento de Cuernavaca: hoy subsiste gracias a los alrededor de 120 mil pesos diarios que le ingresan por multas de tránsito. No disponen de más recursos, debido a que el grueso de las participaciones está comprometido para pagar los empréstitos de las administraciones anteriores.

PROBLEMÁTICA NACIONAL

Los 2 mil 418 municipios de México presentan una enorme heterogeneidad en su conformación política, económica y social, diversidad que se traduce en la existencia de distintos niveles de desarrollo y en variadas capacidades de gobierno y administración respecto a los habitantes de cada una de las localidades que los conforman.

Las localidades muestran elementos poblacionales, económicos y normativos que los hacen muy diferentes entre sí, aun tratándose de municipios ubicados en una misma entidad federativa. No hace mucho, quizás una década atrás, la gran mayoría de los municipios del país tenían una participación bastante menor en la realización de obras e infraestructura de beneficio comunitario; la razón fundamental radica en la carencia de recursos financieros, ya que son ingresos derivados en su mayor parte de las participaciones fiscales, que apenas permiten solventar sus estructuras administrativas (obesas en casos concretos), así como otros gastos de operación como puede ser el alumbrado público.

Esta situación conduce a que las funciones de los municipios se limiten, en parte importante, a proporcionar servicios de tipo administrativo (registro civil, licencias comerciales, permisos, etc.); en algunos casos realizan algunas obras públicas de mediana importancia.

Desde hace varios años se ha postergado una profunda reforma constitucional en materia municipal. Sin embargo, la agenda legislativa existe, por lo menos en el Senado de la República, abarcando cuatro lineamientos fundamentales: 1) Estructura Financiera del Ayuntamiento y Coordinación Fiscal; 2) Integración Política del Ayuntamiento y Participación Ciudadana; 3) Organización y Gestión de la Administración Municipal, y 4) Competencias y Coordinación Intergubernamental.

Pero mientras no lleguen las grandes transformaciones, los municipios mexicanos seguirán padeciendo penurias y riesgos, como ocurre en Morelos. La realidad financiera de la inmensa mayoría de ayuntamientos provocó que los municipios sean un blanco cómodo del crimen organizado.

Más información en guillermocinta.com

Loading...
(Visited 8 times, 1 visits today)