lunes, 10 diciembre, 2018
De Norte a Sur Opinión

Más de 100 asesinatos en Morelos; ¿dónde está Cuauhtémoc Blanco?

Desde el 1 de octubre pasado a la fecha, en Morelos han sido asesinadas 102 personas, entre ellas tres policías y dos estudiantes del Tecnológico de Zacatepec, en una de las olas de violencia más cruentas que se tenga registro en los últimos años en el estado.

 

La incapacidad del gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo no sólo se demuestra en estas cifras tan críticas, sino que a esos 102 ajusticiados se le deben sumar los casos de secuestros y las desapariciones forzadas ocurridas, de las que ningún medio de comunicación habla.

 

Tan sólo en el tema de secuestro, oficialmente la justicia federal tiene contabilizados cinco casos de empresarios –menor y medio rango- plagiados en los últimos 42 días en Morelos, más los casi 15 casos que no se han denunciado por parte de las familias de las víctimas.

 

Las cifras realmente nos dan un norte de lo que está ocurriendo en Morelos y nos hace preguntarnos ¿dónde está? y ¿qué está haciendo Blanco Bravo para frenar esta ola de violencia?

 

Desde que el actual gobernador tomó protesta -1 de octubre pasado-, los morelenses tenían altas expectativas de lo que sería su gobierno ante las promesas de campaña que hizo: aseguraba que acabaría con la inseguridad. Pero en 42 días ya son muchos los sectores de la población los que cuestionan la labor mostrada hasta el momento.

 

Sólo este fin de semana que pasó, en la entidad 18 personas fueron asesinadas en distintos municipios, llamando la atención los ataques perpetrados contra bares y contra el dueño de varios giros rojos. Los crímenes ocurren lo mismo de mañana y tarde, que en la madrugada.

 

Desde hace unas semanas comienza a sentirse el miedo de los morelenses de salir a las calles, de andar en antros, bares y discotecas, lo que ya encendió un foco de alerta por parte de los empresarios de ese rubro ante la falta de resultados del gobierno estatal en materia de seguridad pública.

 

El líder de los empresarios discotequeros, Andrés Remis, alzó la voz a nombre de sus compañeros para exigir a las autoridades que trabajen por el bien de los morelenses y pongan un alto a la violencia que se recrudece.

 

Tal parece que Blanco Bravo y su equipo trabajan como si estuvieran todavía en campaña proselitista: el gobernador realiza una gira de agradecimiento por los todos los municipios del estado por haber sido favorecido con el voto en la elección pasada.

 

Mientras el gobernador anda malgastando los recursos en andarse paseando por el estado y con el mismo discurso de toda su campaña, su área de comunicación emite boletines de prensa como si se tratara de una campaña para obtener el voto, con encabezados como: “Respalda el pueblo a Cuauhtémoc Blanco” y “Recuperaremos la paz y la armonía en Morelos: Cuauhtémoc Blanco”.

 

Cuauhtémoc Blanco prometió paz y acabar con la inseguridad en Morelos y no lo ha cumplido.

 

Es cierto, tiene apenas 42 días al frente del gobierno, pero hay un antecedente que durante los más de dos años que estuvo como alcalde de Cuernavaca nunca entregó resultados y sólo dio pretextos para evadir sus responsabilidades, misma práctica que ahora se está dando pero en el gobierno del estado.

 

Si no se pone a trabajar en serio, podrán pasar seis años y estaremos contando esta misma realidad que desgarra los sueños de los morelenses que a diario se levantan a trabajar para ganarse el pan y llevarlo a las mesas de sus hogares.

 

Mientras el gobernador, el actual jefe de la Oficina de la Gubernatura, José Manuel Sanz Rivera, y demás funcionarios sigan empeñados en dar pretextos, echar culpas a terceros y no dar resultados a la ciudadanía, el estado se convertirá en una gran fosa de cadáveres, lo cual sería terrible e inadmisible.

 

 

Comentarios: [email protected]

Zona de los archivos adjuntos

Loading...

Noticias relacionadas

Atacan a balazos a auxiliar del Ministerio Público y su pareja en Zacatepec

Redacción

Asesinan a balazos a dos mujeres en una boutique de Jiutepec

Redacción

Sujeto se comió a su esposa y sus dos hijas en EDOMEX

Agencias