miércoles, 16 enero, 2019
Desde el Tepozteco Opinión

JOSÉ MANUEL SÁNZ MIENTE: ÉL SABÍA QUE LIBERACIÓN DE PRESOS NO FUE PARA DESESTABILIZAR GOBIERNO

José Manuel Sanz Rivera, jefe de la oficina de la Oficina de la Gubernatura en Morelos, ayer trató de ocultar la incapacidad que él y todo el equipo que conforma el gobierno estatal -que encabeza Cuauhtémoc Blanco Bravo- ha tenido para hacerle frente a la inseguridad que se vive en Morelos y darle la cara a los morelenses.

Al mero estilo de los viejos cocodrilos del PRI, Sanz Rivera aprendió bien de la política mexicana y tras ser cuestionado por los medios de comunicación sobre la ola de violencia que azota a Morelos –casi 100 muertos en lo que va del actual gobierno-, el español dijo que el aumento de las ejecuciones, secuestros y otros delito de alto impacto se deben a un plan del anterior gobierno para desestabilizarlos. ¡Vaya estupidez!

Sanz Rivera declaró que de enero a septiembre de 2018, el gobierno anterior dejó en libertad a 1 mil 20 presos de las diferentes cárceles que se ubican en el estado, y que la razón de hacerlo fue para desestabilizar el gobierno del exfutbolista.

Esa información salió mediante un informe que entregó la Comisión Estatal de Seguridad (CES), en la que se detalló “la relación de libertades que se dieron, del mes de enero a septiembre del presente año, de los Centros de Reinserción Social, siendo la siguiente”:
CERESO Varonil Morelos, 492.
CERESO Femenil Morelos, 21.
Cárcel Distrital de Cuautla, 230.
Cárcel Distrital de Jojutla, 227.
Cárcel Distrital de Jonacatepec, 12.
Centro Especializado en Ejecución de Medidas Privativas de la Libertad para Adolescentes (Cempla), 38.
La anterior relación suma un total de 1 mil 20 personas liberadas.

Lo más interesante es que del total de liberados, 180 fueron porque los reos cumplieron con la pena que les fue impuesta; 350 por decretarse la ilegal detención de esas personas -así lo resolvió un juez o por fallas en la integración de las carpetas por parte del ministerio público-; 140 fueron con beneficios, libertad condicionada o libertad anticipada por buen comportamiento; y 350 por medidas cautelares distintas a la prisión preventiva, es decir, por delitos menores, lo que en suma da las mil 20 puestas en libertad.

La tarjeta informativa de la CES la recibió José Manuel Sanz Rivera y demás funcionarios del primer círculo de Cuauhtémoc Blanco, así que éstos sabían que esas personas liberadas se dio dentro del término de la legalidad y no precisamente para desestabilizar a un gobernador que fue electo el 1 de julio pasado y no desde enero pasado.

Pero ante su incapacidad ya mostrada para afrontar los retos que conlleva la seguridad pública ciudadana, se empecinan en poner pretextos y echar culpas a terceros, evadiendo su responsabilidad.

Está claro que el español y el equipo de Blanco Bravo no se han dado cuenta de la gran responsabilidad que representa gobernar un estado en todos sus ámbitos, como seguridad pública, economía y finanzas, desarrollo social y agropecuario y muchos rubros más que deben atenderse con seriedad y no declarando ocurrencias para tratar de desviar la atención de la opinión pública.

Lo que sí es una realidad es que este fin se semana pasado, un total de 18 personas fueron ejecutadas en Morelos, en una de las jornadas más violentas ocurridas en los últimos años en la entidad, y el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo en lugar de asumir su papel de mandatario estatal, mejor anda en una gira de agradecimiento por todo el estado.

De seguir con esta ola de inseguridad en el estado y no ponerle freno, se podrían llegar a los tiempos de Jorge Carrillo Olea, donde los grupos criminales eran dueños de la vida de los municipios y el estado, ante esa incapacidad que mostró el gobierno estatal y que el actual está dando esas mismas señales.

Es tiempo de trabajar por Morelos, pero ¿será mucho pedir al gobernante y funcionarios que ni siquiera les interesa lo que les pase a las familias, que no aman al estado y que sólo son de paso por los cargos públicos para llenarse las bolsas de dinero?

José Casas, el Noroña morelense

Otro que perdió el piso es el diputado local José Casas, quien dijo también ayer a medios de comunicación la misma locura de José Manuel Sánz Rivera: que la violencia en el estado aumentó y está desatada por la liberación de cientos de reos para desestabilizar al actual gobierno.
No cabe duda que Morelos tiene en Pepe Casas su “Noroña”.

Loading...

Noticias relacionadas

Asesinan a balazos a policía de tránsito en Emiliano Zapata con su propia arma

Redacción

Hubo 18 asesinatos en menos de 24 horas en Morelos

Redacción

Sicarios asesinan a balazos a niño de 4 años en Temixco

Redacción