Saqueo y Protección

/ Por
hasta la cocina_NADIA PIEMONTE
MH
Aumentar tamaño de texto
A A =

SAQUEO Y PROTECCIÓN

Otra vez la cantaleta: “Me está persiguiendo el gobernador”. Y así con ese liet motiv Alejandro Vera fue al Senado de la República respaldado por  el especialista en lagrimitas y uno que otro más, o sea los senadores Salazar y Demedicis. Y a quien lo quiso escuchar el rector de la UAEM le contó lo que quiso contarles. Desconozco si entre esas cosillas habló del préstamo  gestionado por cuenta y riesgo de la universidad en el Banco Interacciones por la nada modesta cantidad de 600 millones de pesos. Préstamo para el que debió pedir autorización al Congreso de Morelos y no lo hizo en nombre de su malentendida “autonomía universitaria”. Préstamo que va a pesarle a la UAEM durante muuuuchos años. Y bueno, ni qué decir de lo especificado por la Auditoría Superior de la Federación a la que no le cuadran las cuentas de Vera. O sea, la lana cuyo empleo está revuelto… y para mayor ejemplo, la caída de la UAEM en una ingeniería de lavado en la que se involucraron otras universidades públicas y es por miles de millones de pesos.

Con todo eso, también habrá que decir que “el gobernador” que supuestamente persigue a Alejandro Vera, es el mismo que propuso 538 millones de pesos de presupuesto para 2017, de los cuales ha entregado 447 millones 410 mil pesos hasta el día de hoy. Graco Ramírez, además, ha subrayado que la mejor inversión de su administración es la que se destina a la educación.

De ahí surge la sospecha de que esa “persecución política o personal” contra Vera, no pretenda ser más que un distractor ante los graves señalamientos por el presunto delito de peculado. De ahí el afán del rector por ir en pos de un “amparo”, de ahí la presentación ante el juez y la petición de unos días más para que sus defensores pudiesen leer lo que no habían leído con la atención debida, respecto de la denuncia de la fiscalía anticorrupción.

Entre tanto, el caso Vera ya tocó las primeras planas de los diarios porque la  justicia le anda pisando los talones y él que huye de cualquiera de sus domicilios –la desventaja o ventaja de tener dos que tres casas— al grado de que donde se presentaran con órdenes de aprehensión, resultaba que había otras personas –sus abogados, por ejemplo— y de Vera ni sus luces, ni de su esposa-ayudante-enlistada en la nómina de la UAEM a la que por cierto, también persigue la justicia.

Mientras tanto, las penurias en la UAEM tienen con el Jesús en la boca a los empleados a quienes se les deben sueldos, prestaciones y no quieren ni imaginarse lo que será de su aguinaldo ya tan próximo…este buen fin.