Hasta la Cocina 10-08-17

/ Por
Aumentar tamaño de texto
A A =

DE NOTICIAS PROVENIENTES DEL SENADO

No es noticia la de que el gobernador Graco Ramírez será llamado a comparecer en el Senado para “explicar” lo ocurrido el pasado 12 de julio cuando se abrió el socavón en el Paso Express. El propio mandatario lo sabía desde que los senadores perredistas le avisaron que así sería y el aceptó que en cuanto llegue el requerimiento por parte de los senadores no tendrá empacho en presentarse.

Noticia, verdadera noticia, sería que el Senado no llamara a comparecer a Gerardo Ruiz Esparza, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, para “explicar” lo ocurrido en el Paso Expres. Finalmente es la Secretaría a su cargo la responsable de la licitación, contratación de la o las empresas que construyeron la carretera, revisión de los trabajos, pago de los mismos y por supuesto, también del socavón que ocurrió a las 6 y pico de la mañana, en el exacto momento en que pasaba por ahí el vehículo con dos personas a bordo que cayó al profundo hoyo, se fue deslizando y se causó la muerte de dichas personas.

Si la carretera estuvo mal hecha, mal revisada; si el drenaje o el tubo ese que descarga en la barranca de Santo Cristo debió haberse cambiado desde un principio; si no se hizo caso de las alertas tanto el gobierno estatal como el municipal enviaron tiempo antes de que se concluyera la vía… Todo eso es imputable a la SCT y a nadie más. Después de ocurrido el socavón se dijeron muchísimas cosas, se investigaron otras más en tanto se procedía a lo que el propio secretario Ruiz Esparza dijo que tendría que hacerse las investigaciones pertinentes de los técnicos para ver en quién recaería la responsabilidad por el socavón que se produjo a tres meses de haberse inaugurado el Paso Expres Tlahuica y cuyo costo fue lo doble de lo programado. Al cabo de dos semanas, el propio Ruiz Esparza apareció en público para declarar lo que no aclaró casi nada, a no ser ese empeño suyo en lanzar la papa caliente a “funcionarios de SCT y las empresas”, aunque siguió culpando, así fuera veladamente, a funcionarios estatales y municipales.

Los argumentos de que hubo tardanza por parte de los socorristas estatales y municipales están por demás. Protección civil estatal que acudió en cuanto tuvo el aviso de lo sucedido, vio que el socavón seguía engullendo  las lozas de cemento que caían y consideró que arriesgado meter socorristas sin el auxilio de maquinaria. Mucho se ha especulado sobre el accidente, si bien nadie puede negar que de no haberse abierto el boquete por donde se deslizó el automóvil, ese padre e hijo que iban a bordo no se habrían muerto.

De tal suerte que de nuevo: la verdadera noticia sería el que los senadores no llamaran a Gerardo Ruiz Esparza a hablar sobre el socavón. El es el responsable.