Hasta la cocina 20-Junio-2016

/ Por
Aumentar tamaño de texto
A A =

JUSTICIA MÁS JUSTA

Finalmente entró en vigor en todo el país el nuevo sistema penal. Con los juicios orales se pretenden subsanar los vicios que el viejo sistema arrastraba y que provocaban que la justicia muchas veces resultara de lo más injusta especialmente para el ciudadano que carecía de medios para poderse defender. Quizá lo más sobresaliente y desde luego cosa muy importante, es la promesa de celeridad en las sentencias para lograr que la justicia sea como lo presume su publicidad: pronta y expedita.

Pese a lo inaudito, arcaico y hasta malévolo, el ámbito de la justicia se mantuvo en esa tendencia en la que el sistema penal se contaban por cientos, por miles los casos de procesos largos, tediosos, prolongadísimos en ese ir y venir de acusaciones y respuestas de los defensores, utilizando un lenguaje que sólo los logos -probablemente- podían descifrar y que en realidad nos prueban que lo único que lograban era engrosar los expedientes al grado de que cualquier juez dejaba amontonar aquel papelerío en los llamados archivos muertos. Es sabido que mucha de la gente encarcelada purga prisión por años sin sentencia alguna, así como el dicho muy cierto de que las cárceles están a reventar de gente cuyo único pecado es no tener el dinero suficiente para salir de ella. Tan cierto eso como que entre la documentación que apilan en juzgados y procuradurías, los legajos se amontonan de tal manera que podemos imaginar que hay que entrar con trascabos para llegar a encontrar algún expediente y darle seguimiento.

Nos aseguran ahora que, con el nuevo sistema, habrá transparencia y a los procesos se le imprimirá un nuevo dinamismo. Que todo eso dificultará las acciones de corrupción que obviamente resultaban “normales” dentro de ese mundo de la justicia y, cosa muy importante también, que abogados sin principios ni ética alguna no podrán hacer sus triquiñuelas.

Es mucho lo que se espera del nuevo sistema de justicia implementado el pasado sábado. Y sería fantasioso creer que de un día para otro cambiara radicalmente lo que se fue convirtiendo en normal, dentro de todas las anormalidades que se dan en la justicia en este país. Por eso, ojalá se cumpla con lo prometido y que pronto veamos resultados.