EL PES: RUMBO A LA PODREDUMBRE

/ Por
Aumentar tamaño de texto
A A =

Llevo mucho tiempo afirmando que el exfutbolista Cuauhtémoc Blanco fue víctima de su propia popularidad desde que aceptó venir a Cuernavaca alquilado por el Partido Social Demócrata (PSD) como su candidato a la presidencia municipal, aunque ello le redituó el pago de siete millones de pesos, los cuales dividió (no sé en qué porcentaje) con José Manuel Sanz Rivera, su eterno manejador hoy incrustado en el erario local con el carácter de secretario técnico del Ayuntamiento. Ambos arribaron a nuestra ciudad apenas en enero de 2015 pisoteando el orden constitucional.

Labrada a base de mucho esfuerzo durante dos décadas, la fama de Blanco ha trascendido fronteras e indudablemente le sirvió en Cuernavaca para pasar de una simple aventura pesedista (en aras de conservar el registro de un partido político), al galimatías que implica gobernar una de las ciudades mexicanas más conflictivas. Sin embargo, la raigambre popular del ex seleccionado nacional lo ubicó como el objetivo de políticos perversos, oportunistas y buscachambas, sobre un escenario donde los escrúpulos son inexistentes.

Y fue así como Blanco Bravo cayó en la manipulación de bien identificados priístas, locales y foráneos, cuya vida siempre se ha dividido en trienios y sexenios, pero nunca en campeonatos, ni torneos de apertura y clausura. Lo condujeron a aceptar otra loca aventura: ser candidato del Partido Encuentro Social a la gubernatura, incrustado en una coalición con Morena y el Partido del Trabajo. Siempre he dicho que el PES le pagó a Blanco y Sanz una millonada, lo cual se conocerá en su momento, donde estaremos para difundir el asunto a nivel nacional. Sanz nunca ha dado pasos sin huarache.

EL PES, SATÉLITE DEL PRI

El PES ha sido un “satélite” del PRI, lo que se conoce a plenitud entre la clase política nacional. Cualquiera sabe que el posesionario del partido es Miguel Osorio Chong, ex secretario de Gobernación, quien además protegió ¿(¿protege?) a Cuauhtémoc Blanco, presidente municipal con licencia de Cuernavaca.

Siempre me llamó la atención la forma descarada en que Hugo Eric subestimó que Blanco hubiera falseado su residencia en Cuernavaca para presentarse apenas en enero de 2015 como candidato del Partido Social Demócrata (PSD) a la alcaldía. Huguito llegó a decir que ese era un asunto legalmente muerto. Estará enterrado para él, pero quienes tenemos memoria histórica en Morelos nunca olvidaremos que Blanco no vivía aquí antes de enero de 2015, sino en Puebla, en el Fraccionamiento Angelópolis de Cholula. Ningún lidercillo del PES podrá borrar ese hecho de la historia local.

RUMBO A LA PUDRICIÓN

Tocante al PES es importante recordar algunos hechos ocurridos en febrero del presente año, para ubicar a ese partido en su exacta condición de simulación, pero también de carácter judicial.

El 10 de febrero, en pleno proceso electoral, el líder estatal del Partido Encuentro Social en Sinaloa, Héctor Valle Plascencia, denunció que dentro de su partido “están ocurriendo situaciones anómalas e irregulares”.

Aseguró que el mandato de su presidente nacional, Hugo Eric Flores Cervantes, concluyó en agosto de 2017, pero aun así continúa ostentándose como su representante, y firmo un acuerdo de coalición con Morena y el PT.

El mismo Valle Plascencia anunció ayer que alrededor de 30 mil militantes del PES no apoyarán la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, quien encabeza la coalición “Juntos haremos historia” y se sumarán a la del candidato de la alianza “Por México al frente”, Ricardo Anaya.

Según Héctor Valle, la decisión de dichos pesistas obedece a las irregularidades que se han dado al interior del partido y que han impedido a sus militantes una participación plena en el proceso electoral.

En conferencia de prensa Valle explicó que han acudido al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para solicitar la anulación del convenio para brindar su apoyo a Morena y su candidato, porque dicho acuerdo fue hecho por Hugo Eric Flores Cervantes, a quien desconocen como líder. Cualquier semejanza con lo que ocurre en Morelos, donde la dirigencia de José Luis Gómez está sometida a juicio electoral, no es mera coincidencia, sino la realidad, a escasas semanas de las elecciones.

Valle explicó que Hugo Eric Flores debió concluir su función como presidente del partido en agosto de 2017; sin embargo, nunca se llamó a la renovación de la dirigencia. Por ello señaló que desconocen todo acuerdo tomado por él para sumarse a la coalición con Morena y el Partido del Trabajo. Además, señalaron que, desde el punto de vista de los militantes de Encuentro Social, la alianza con Morena y PT “no responde a los principios u objetivos del partido”. ¿Alcanzaría una impugnación de esa envergadura a Morelos y todo lo que ha ocurrido aquí bajo las imposiciones de Flores Cervantes? Habrá que verlo.

Concluyó Valle Plascencia: “Nos encontramos en un estado de ilegalidad, lo cual hemos venido denunciando (…) estamos anunciando la formación de la ‘tribu’ política ‘Justicia Social’ (…) y apoyar a Ricardo Anaya y Alejandra Barrales (en la Ciudad de México) no supone que dejaremos el PES”.

El líder de Movimiento Ciudadano (MC) de la Ciudad de México, Cuauhtémoc Velasco Oliva, dio la bienvenida a esta adhesión de esa corriente del PES. Olivia Garza, integrante del Partido Acción Nacional (PAN) en la Ciudad de México, reconoció el valor de los militantes del PES para sumarse al proyecto de Anaya Cortés y de Barrales Magdaleno. La atleta paralímpica Doria Elia García reiteró su apoyo a esta decisión del PES como excandidata a dicho partido, al considerar que la agenda de inclusión que ofrece Anaya Cortés es la que mejor responde a las demandas de los deportistas con discapacidades.