miércoles, 26 junio, 2019
De Norte a Sur

Diciembre mes de la esperanza

Con el inicio de diciembre llega a todos los hogares de Morelos y el país la esperanza de que vendrán cosas mejores el siguiente año.

Es el mes en que todos –me incluyo- derrochamos amor, buenos deseos y abrazos.

Pero por qué solamente en este mes nace en nosotros ese sentimiento de compartir, ayudar y desearle lo mejor al prójimo, cuando tenemos 12 meses a lo largo del año para demostrarlo en el hogar, en el trabajo, en la escuela y hasta en las calles.

Hago esta pequeña y humilde reflexión porque tras el paso del sismo del 19 de septiembre pasado, Dios nos demostró que no somos nada y que en el momento que lo decida puede aplastarnos con un solo dedo.

El sismo que nos pegó en Morelos jamás será olvidado, porque nos demostró además que no estamos preparados –sociedad y gobiernos- para enfrentar la destrucción que deja a su paso el movimiento de segundos de la tierra.

En esa ocasión miles de personas no afectadas por el terremoto se volcaron a las calles e inundaron las carreteras rumbo a Morelos, concretamente a Jojutla, donde los daños fueron mayúsculos.

Se hizo una serie de publicaciones desde la capital del país de “fake news” en contra del gobierno del estado, las cuales fueron un éxito e hicieron creer a la sociedad de buen corazón que se estaba desviando el recurso, llámense despensas, material de construcción, medicamentos, cuando todo era una mentira.

Y bien lo dijeron autoridades y comunicadores: ¿Cuánto les durará el traje de superhéroe a los mexicanos que apoyaron en su momento a los damnificados?

Y se cumplió, esos superhéroes que llegaron a levantar escombros, los tráileres llenos de ayuda dejaron de fluir en las zonas afectadas, mientras que gobiernos del estado y municipales se quedaron con la chamba de reconstruir.

Hemos visto también que el apoyo del Fondo Nacional de Desastres (Fonden) es insuficiente y a pesar del esfuerzo del gobierno del estado para tener mayores recursos, tal parece que no alcanzarán para hacer una buena reconstrucción en tan sólo unos meses.

Diciembre debe ser el mes para reflexionar sobre cómo podemos apoyar a esas cientos de familias que se quedaron en las calles y que es fecha que siguen durmiendo y viviendo en albergues y casas de campaña.

Este mes de amor y buenos deseos debemos ponernos como meta ayudar a los hermanos que todavía necesitan de ayuda alimentaria, de vestido, de techo y, sobre todo, de empleos.

Morelos volverá a brillar gracias a la fuerza de su gente, de eso no me queda duda, porque han demostrado que es capaz, unida y a pesar de la adversidad siempre está echada hacia delante.

Hagamos que esta Navidad sea de bendiciones para aquellos que nos necesitan y rompamos esa apatía de sembrar felicidad en un hogar que no sea sólo el nuestro.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------

Noticias relacionadas

¡Ya casi está lista la Fuente de Civac para Semana Santa!

Morelos Habla

¿Por qué le decimos Ciudad de la Eterna Primavera a Cuernavaca?

Morelos Habla

El reemplacamiento es ‘por tu seguridad’ y no por el dinero, justifica el gobierno de Cuauhtémoc Blanco

Rodrigo Zamora Balderrama