sábado, 24 agosto, 2019
De Norte a Sur

Cuernavaca necesita un nuevo alcalde

¿Qué es lo que pasa en Cuernavaca que está sumido en un hoyanco?, esta es la pregunta que se hacen miles de cuernavacenses desde hace ya más de un año, que ven que su ciudad atraviesa por problemas financieros, dificultades para proporcionar los servicios públicos y, sobre todo, de la gran red de corrupción.

La realidad que vivimos los que residimos en Cuernavaca está a simple vista: hoyos por todas las calles, alumbrado que no sirve, viviendas todavía marginadas, sin acceso a drenaje y algo que todos hemos sentido, la escasez de agua potable pese a pagar el por caro servicio.

El culpable de todo es ni más ni menos que el flamante alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, que lejos de cumplir sus promesas de campaña de trabajar a favor de la gente, lo único que ha hecho es llenarse las bolsas de billetes.

Cuauhtémoc Blanco no ha sabido ser alcalde, no ha sabido tomar decisiones a favor de la gente que menos tiene; Cuauhtémoc Blanco no ha sabido ni siquiera ser hombre para partirse la madre por la ciudad, tal y como lo pregonaba en la campaña proselitista de 2015.

Hoy Cuernavaca está peor que con el gobierno del priista Jorge Morales Barud, que ya atravesaba por una crisis de servicios públicos.

Lo único en que Blanco Bravo ha sido bueno es en robar, en permitir que su apoderado legal, el español José Manuel Sanz, haga y deshaga dentro del gobierno municipal, al grado que estamos ante la administración más corrupta en la historia de Cuernavaca.

¿Dónde están las canchas de futbol para alejar a los niños y jóvenes de las calles y las drogas?; ¿dónde están las becas académicas para los escolares de instituciones públicas?, ¿dónde están los cientos de millones que recibió el municipio por participaciones federales?, ¿dónde está el recurso por el cobro de predial y de agua potable?

Sin duda son preguntas que Blanco Bravo no podrá contestar nunca, por la sencilla razón que durante sus dos años de gobierno ha vivido alejado de Cuernavaca, no regresó jamás a los barrios y colonias para ver las necesidades que tiene el pueblo que gobierna.

¿Y ahora el ex futbolista quiere ser gobernador?

Esa aspiración lo único que demuestra es que Blanco Bravo aprendió a ser uno de los peores políticos tal vez que haya en la historia en todo Morelos, un ciudadano que perdió sus buenas intenciones para poder vivir rico, lo que ya no podía saborear al ciento por ciento por sus excesos en la bebida, la apuesta y las mujeres.

Tener esa aspiración es no tener madre y ser un verdadero sinvergüenza.

Cuernavaca lo que necesita es tener un nuevo alcalde que no sea ratero y facineroso.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------

Noticias relacionadas

¿Por qué le decimos Ciudad de la Eterna Primavera a Cuernavaca?

Morelos Habla

Asegura Cuauhtémoc Blanco que el Mando Único seguirá y que a Antonio Villalobos no lo conoce

Redacción

DIF Cuernavaca entregó juguetes a niños de Chamilpa, Altavista, Lagunilla y Chipitlán