domingo, 25 agosto, 2019
Opinión Punto y Aparte

BLANCO: DE NUEVO LA IRRESPONSABILIDAD

El 12 de junio de 2015, a cinco días de las elecciones celebradas el domingo 7 del mismo mes, Cuauhtémoc Blanco Bravo salió a la palestra pública convertido en presidente municipal electo de Cuernavaca habiendo sigo candidato del Partido Social Demócrata (PSD), aunque impugnado por el PRI y PRD ante las instancias electorales correspondientes.

Allá y entonces, en conferencia de prensa y sin ningún tapujo, el tepiteño informó que se tomaría un mes de vacaciones con su esposa Natalia Rezende, antes de revisar quiénes integrarían su equipo de colaboradores.

Blanco contrajo nupcias el 20 de junio de 2015 y desapareció de la vida pública local.

Por esas razones particulares nunca acudió a recoger su constancia de mayoría expedida por el Impepac. Dicho documento fue recibido por Eduardo Bordonave Zamora, entonces presidente estatal del PSD. No olviden que en aquel tiempo todo era miel sobre hojuelas en la relación de Blanco con quienes, desde el PSD, lo contrataron para alquilarse a un costo de siete millones de pesos como candidato a la alcaldía de Cuernavaca.

Cuando trascendió que se iría de luna de miel, Blanco informó que estaría fuera de Cuernavaca un mes, pero así transcurrió el resto de junio, todo julio y en agosto de 2015 todavía no aparecía, aunque se sabía el desenvolvimiento del ex futbolista en actividades ajenas a la vida pública de Morelos, como sus frecuentes viajes a Estados Unidos.

Cuauhtémoc Blanco no abandonó el ritmo normal de sus actividades particulares, pero sí desatendió todo lo inherente a su participación en la política morelense. No se presentaba al proceso de entrega-recepción entre el gobierno municipal vigente y el entrante.

Dentro de tal contexto, el entonces alcalde de Cuernavaca, Jorge Morales Barud, ratificó que su administración estaba lista para el proceso de entrega-recepción de la administración pública local y para ello propuso que el procedimiento se formalizara con la presencia del alcalde electo Cuauhtémoc Blanco y los integrantes de ambos equipos de transición, el entrante y en funciones debidamente acreditados.

Propuso un encuentro el 31 de agosto de 2015 a las 11:00 horas en el Museo de la Ciudad (antiguo Ayuntamiento), pero el alcalde electo nunca llegó. Andaba de viaje.

LO REPITIÓ COMO GOBERNADOR ELECTO

Y hoy en día, siendo gobernador electo de Morelos, Cuauhtémoc Blanco volvió a ausentarse yéndose de vacaciones a París, Francia.

Es la causa por la cual no se ha presentado a las sesiones de Cabildo, ni aparecido en ninguna de las reuniones inherentes al proceso de entrega-recepción con la administración estatal de Graco Ramírez, a las cuales ha acudido como embajador plenipotenciario su eterno manejador, José Manuel Sanz Rivera, quien se perfila para ser el secretario Ejecutivo de la Gubernatura, desde donde podrá manejar a todo el gabinete, aún por encima del secretario de Gobierno.

Este fin de semana trascendió que el gobernador electo de Morelos se fue de vacaciones a París, Francia, y otras ciudades europeas acompañado por su familia.

Nadie discute que lo haga con sus recursos económicos, pero sí justo cuando quienes lo rodearán en el próximo gabinete estatal se quejan de la inseguridad pública, la opacidad en el proceso de entrega-recepción, de señalamientos en contra del ex futbolista por sus discursos en campaña, de sistemáticos ataques y de otros temas que proyectan la existencia de un conflicto entre gobierno saliente y entrante.

Es decir: Blanco debería haberse colocado al frente del proceso de entrega-recepción, pero no lo hizo y prefirió irse de Morelos, como lo hizo de Cuernavaca en 2015 tras ganar la elección… proyectando demasiada soberbia e irresponsabilidad.

Una nota firmada por el periodista Pedro Tonatzin (corresponsal de Excélsior) y publicada en el portal de noticias SUR DIGITAL, dijo lo siguiente con respecto al viaje del ex futbolista al país galo:

“Cuernavaca, Mor.- Una fotografía que circula en las redes sociales prueba que el alcalde de Cuernavaca y Gobernador Electo Cuauhtémoc Blanco Bravo decidió salir del país y disfrutar de unas vacaciones con su familia en Paris, en la gráfica se ve cargando a su hijo menor frente a la Catedral de Notre Dame.

“La foto fue tomada la tarde del pasado viernes 27 de julio y puesta en las redes sociales la mañana de este sábado, esto en medio de un proceso de transición complicado con el gobierno saliente de Graco Ramírez y con la responsabilidad de ser el edil de la Capital del Estado.

“Hasta el momento se desconoce cuántos días estará fuera de la entidad y si el cabildo autorizó su ausencia de la entidad; no obstante el Congreso asumirá su responsabilidad en unos 32 días, y se requiere de los acuerdos necesarios para poder aplicar sus planes y programas.

“Hasta el momento se desconocen sus proyectos para resolver los problemas de Morelos y ha trascendido sólo su mala relación con los legisladores de Morena; tanto los legisladores como el gobernador electo, no han salido a decir cuáles son sus planes para asumir el gobierno como lo ha hecho Andrés Manuel López Obrador en el plano nacional”.

Hasta aquí la nota de SUR DIGITAL.

Hay quienes, a través de las redes sociales, defendieron el viaje de Blanco a Europa arguyendo que mientras lo haya pagado con su dinero, no existe problema.

Pero en estricto sentido político, las vacaciones del ex futbolista vuelven a proyectar frivolidad, falta de responsabilidad histórica, prepotencia y sentirse ya sentado en la silla principal de Palacio de Gobierno, sin saber a ciencia cierta la problemática que comenzará a aparecer en los meses venideros debido a la transición política y la escasez de recursos financieros para sostener la administración estatal. Asimismo, una vez más queda en el imaginario colectivo la idea de que quien realmente gobernará Morelos no será Blanco, sino otra persona. Al buen entendedor, pocas palabras.

Más pronto de lo que los morelenses imaginamos, veremos el angustioso despertar de Blanco frente a la realidad de una entidad federativa tan conflictiva como la nuestra.

Por cierto, tras su paso por el gobierno municipal de Cuernavaca, el ex futbolista no dejó buen sabor de boca, lo cual se comprueba con un somero vistazo a la ciudad.

Sin embargo, López Obrador arrasó en Morelos y con ello apuntaló la victoria del tepiteño en los recientes comicios, como de cualquier forma hubiera sucedido con otro candidato gubernamental de Morena. AMLO se fue con la finta de la popularidad de Blanco y ahí están las consecuencias.

Hasta tuvo que meter una cuña en Morelos frente a lo que se avecina: Rabindranath Salazar Solorio, quien ha logrado aglutinar en su entorno a la clase morenista que nunca estuvo de acuerdo en la candidatura del ex futbolista.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------