Inicio La Principal Sierra Chichinautzin, una zona volcánica de Morelos

Sierra Chichinautzin, una zona volcánica de Morelos

16
0

El Corredor Ecológico de la Sierra Chichinautzin, que comprende buena parte de la serranía volcánica situada en los límites entre el estado de Morelos y la Ciudad de México , es una región que se caracteriza por tener más de 150 pequeños volcanes, cada uno rodeado de sus correspondientes campos de lava, y todos ellos de edad muy reciente.

La mayoría de los capitalinos conocen bien esta serranía, o eso creen, ya que únicamente la cruzan a toda velocidad por una de las dos carreteras de México a Cuernavaca, y los más intrépidos quizás por la carretera a Oaxtepec, plagada de curvas.

En los cortes realizados por dichas carreteras se pueden observar las huellas de múltiples erupciones, capas de ceniza, escorias y derrames de lava.

Todo este material, sumamente permeable, hace que sean difíciles los asentamientos humanos en la región, dada la absoluta carencia de agua durante el estiaje, ya que no existen arroyos porque las aguas se infiltran en su mayoría al subsuelo.

De hecho. esto es de suma importancia, ya que es aquí donde se recargan los mantos acuíferos de la Ciudad de México, así que es importante el preservar la región en su estado natural.

Algunas brechas en pésimo estado de conservación penetran a partir de la carretera federal hacia el interior de la sierra, donde hay valles escondidos y vistas increíbles de la ciudad de México y el valle de Cuernavaca; pero sobre todo, dan acceso a lugares que, a pesar de su cercanía con centros de población tan importantes, permanecen aún prácticamente inexplorados.

Un ejemplo de ello son las cuevas labradas en la lava que se originaron durante la erupción del volcán Suchiooc. Este volcán derramó lava hacia el sur, la cual bajó por las fuertes pendientes que llevan al valle de Tepoztlán.

La lava, al contacto con el aire, se enfría y empieza a endurecerse formando una costra rígida, pero en el caso del Suchiooc la lava del interior siguió fluyendo y formó una serie de tubos en el derrame ya solidificado, por el interior de los cuales, al igual que por un sistema de arterias, siguió corriendo lava durante toda la erupción.

Al terminar la erupción, la mayoría de estos tubos quedaron rellenos por la lava que circulaba en su interior, pero en algunos casos, el flujo los drenó total o parcialmente dando origen a cuevas como la del Diablo, Ferrocarril, Sistema Chimalacatepec y Eduardo, sólo por mencionar algunas. 

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here