La fiesta de todo Morelos

/ Por
Carnavales - Victor Lagunas (3)
Victor Lagunas
Aumentar tamaño de texto
A A =

El estado de Morelos es conocido por sus fiestas, el ambiente y la calidez con la que sus habitantes reciben a quienes tienen la oportunidad de descubrir la belleza del territorio, por ello, es destino ideal en esta temporada.

Recién inicia el año, arranca con él una serie de celebraciones en distintos municipios que abarcan de enero a marzo de cada año; los carnavales en Morelos son eventos que combinan la música, los disfraces, trajes típicos, riqueza gastronómica y la alegría del pueblo que se manifiesta en las principales calles de cada municipio anfitrión.

El carnaval es una fiesta que se celebra antes de la cuaresma y se dice que se refiere a la despedida de la carne por los ayunos y abstinencias de los próximos cuarenta días, por lo que durante la celebración está permitido el descontrol, con las debidas precauciones.

Para este año, doce municipios serán sede de esta fiesta masiva; del 18 de enero al 24 de marzo, bajo una estrategia conjunta para detonar la economía local encaminada a la reconstrucción tras el sismo.

El recorrido inicia en Jiutepec abriendo la temporada el 18 de enero para disfrutar hasta el día 22 del brinco del chinelo y el show de las viudas, hombres que se visten de mujeres y regalan cerveza a la gente que acude a lanzar algunos piropos entre bailes e interacción con el público mientras desfilan cargando un ataúd de cartón por la calle. Llevar un féretro en las calles viene de la intención de “enterrar” el mal humor.

En febrero, será el de Tlaltizapán del 7 al 13; donde una de las principales atracciones es la Danza del Chinelo, la cuál es representada por diversas bandas, no pueden faltar las comparsas y los desfiles, bailes y la coronación de reyes y reinas del Carnaval.

Emiliano Zapata tendrá su fiesta del 8 al 12 de febrero, Mazatepec del 9 al 11, en el Pueblo Mágico de Tepoztlán se realizará del 10 al 13 del mismo mes y es uno de los más esperados debido a la popularidad y el misticismo que lo rodean, además, se puede disfrutar de un desfile de carros alegóricos, desfile de personas disfrazadas, danzantes ataviados con los trajes típicos de la región y la hermosa plaza principal al igual que las faldas del Tepozteco; y Tlayacapan iniciando el 11 para culminar el 13; en este lugar, el pueblo se divide en tres comparsas correspondientes a cada uno de los barrios que conforman la cabecera municipal: La Unión (correspondiente al barrio de Texcalpa o Santiago), La Azteca (barrio del Rosario) y La América (barrio de Santa Ana)

El sábado se da inicio a su particular “fiesta de la carne” en la plaza principal, al día siguiente se inicia con el tradicional brinco del chinelo culminado en el centro del pueblo, los días lunes y martes por el día hay brinco y por la tarde se realiza la “formación” de chinelos en el centro del pueblo.

Posteriormente Yautepec y Atlatlahucan reciben la fiesta del 16 al 19 y el 20 de febrero, respectivamente; en el primero, las actividades comienzan con la quema del “mal humor” que es la representación de un ataud con el “mal humor” dentro, y después de ser quemado es arrojado al río para evitar que haga acto de presencia en el carnaval.

Por otro lado, en Atlatlahucan, todo inicia con la coronación de los reyes en el cual se les entrega a los soberanos quienes regirán los diferentes eventos, por lo general se presentan ante el público en las categorías infantil, tercera edad, discapacitados y los reyes del carnaval.

En marzo, el carnaval de Xochitepec tendrá lugar el 2 y 3 de marzo para continuar con el de Miacatlán del 1 al 4, Tepalcingo el 24 de marzo y Ayala que culmina con la temporada del 23 al 25.

Según datos de la Secretaría de Turismo en Morelos, los carnavales pueden llegar a superar los 50 mil asistentes y detonan la actividad turística y económica en estos lugares, pues hay quienes asisten a todos los días de fiesta y aprovechan para pasar unos días de descaso y diversión.

“Los carnavales, además de ser favoritos de los morelenses, representan una oportunidad para que turistas y visitantes conozcan un poco más de la Primavera de México; es de suma importancia la coordinación de esfuerzos para que este flujo de personas siga creciendo como hasta ahora en un ambiente ordenado y cordial”, dijo al respecto Mónica Reyes, titular de esta dependencia.

Para su realización, los Ayuntamientos coordinan permisos, licencias y dispositivos para garantizar espacios libres de bebidas alcohólicas, flujo de transeúntes, zona de brinco del chinelo, así como corredor gastronómico y comercial, asegurando así, la sana diversión y el esparcimiento seguro de quienes disfrutan de la celebración.

Los carnavales permiten descubrir la historia de los chinelos, los trajes, sus máscaras y la música, elementos destacados del patrimonio inmaterial del estado.

Sin duda, el principal atractivo de los carnavales son los ya mencionados chinelos y su peculiar danza, pues estos personajes son emblemáticos de la cultura morelense con más de un siglo de antigüedad que continúan vigentes en la mayoría de las festividades de la región. 

El surrealismo con el que se hace la celebración es igual que los preparativos. La comida está a la orden del día y los puestos que ofrecen sus delicias que abren  el apetito. Pan de feria, gorditas de nata, alitas de pollo, taquitos, pozole y bebidas como cerveza, pulque y mezcal.

El calendario oficial puede consultarse en la página morelostravel.com y las redes sociales de la Secretaría de Turismo estatal, donde también se publicarán los distintos programas de actividades en cada municipio, según su logística para que puedas disfrutar de esta fiesta familiar tradicional.

Loading...