Inicio La Principal Abandono total de la Capital

Abandono total de la Capital

5
0

El ayuntamiento de Cuernavaca ha dejado que la ciudad luzca deteriorada y con una gran carencia de servicios públicos como agua potable y bacheo.

A dos años de haber inicidado su periodo, la administración de Cuauhtémoc Blanco es considerada desastrosa por sus nulos resultados, la serie de escándalos en los que se ha visto envuelto el alcalde y la desatención y el deterioro en que la comuna se encuentra actualmente.

Durante este lapso, cientos de personas han protestado en diversas ocasiones por la falta de servicios públicos, siendo la falta de agua una de las más constantes entre la población de varias zonas de Cuernavaca, donde la escasez se ha hecho evidente por el mal manejo del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (SAPAC); habitantes de colonias como Pilares, El Empleado, Lomas de Cortés, Universo, Patios de la Estación, Santa María Ahuacatitlán, Acapantzingo, Chamilpa, por mencionar algunas, han sufrido la falta del vital líquido por varios días, semanas e incluso meses, por lo que gran parte de los colonos, envueltos en la desesperación, han optado por medidas como el bloqueo de vialidades y el cierre total de algunas avenidas importantes de la ciudad, ocasionando con esto que el caos entre automovilistas y peatones se desatara en puntos tan importantes como Plan de Ayala y el propio centro de la capital morelense.

La mayoría de los casos se presentaron luego de que se diera a conocer la importante deuda que SAPAC mantenía con la Comisión Federal de Electricidad, la cual ascendía a los 91 millones de pesos y dejó sin suministro de energía eléctrica al menos 62 de las 109 fuentes de abastecimiento y equipos de bombeo que dejaron de operar, afectando con esto a miles de cuernavacenses.

Aunado a lo anterior, la deficiencia en el servicio también se evidencia en el mal estado de la red, pues, según declaraciones del propio titular del organismo, José Pérez Torres, en 2016, 47 por ciento del agua potable en Cuernavaca era desperdiciada en fugas, situación que no ha mejorado, pues, en casi toda de la ciudad se pueden apreciar este tipo de fallas ya sea fijas o cuando se suministra el servicio, lo que denota mala calidad en los trabajos de reparación, así como el pésimo servicio de atención presencial o telefónica, que los ciudadanos denuncian
constantemente.

En 2017, el titular de la Ceagua apuntó que fue el año en el que se vivió la peor crisis de desabasto en Cuernavaca, además de asegurar que el organismo mantiene la plantilla de trabajadores triplemente rebasada, factor que impide el saneamiento de sus finanzas y la correcta operación en cuanto a sus servicios.

«El indicador internacional de eficiencia dice que el organismo operador de agua potable de Cuernavaca podría funcionar con únicamente dos empleados por cada mil tomas de agua, mientras que el SAPAC tiene a seis personas trabajando, es decir, el triple del estándar internacional que debería de cumplir, y si le agregamos los jubilados, se tienen otros dos o tres, o sea ocho o nueve empleados por cada mil tomas. Este es un indicador bastante ineficiente», declaró Valencia Vargas. 

La identificación y regularización de las cerca de 25 mil tomas clandestinas es otro de los puntos a aclarar por parte del sistema, ya que de acuerdo con la información del propio SAPAC se tienen reportadas poco menos de 110 mil tomas en toda la ciudad, pero según la información del registro público de la propiedad, existen 135 mil predios ocupados en Cuernavaca y CFE reporta 155 mil contratos de luz, lo que significa una brecha de entre 20 y 25 mil presuntas tomas irregulares.

Otro de los factores principales que han mantenido a Cuernavaca rezagado es el tema de la recolección de basura, esto, después de que el presidente municipal evadiera los constantes reclamos por el adeudo a la empresa recolectora de basura responsable de brindar el servicio, quienes además han suspendido en varias ocasiones sus labores tras ser ignorados.

Dicha deuda con la empresa Transmocasa afectó durante mucho tiempo a 150 familias y a toda la comuna que resintió la falta de recolección con calles que lucían sucias y en las cuales podía percibirse un olor putrefacto e incluso representaba un riesgo para la comunidad por la posible aparición de fauna nociva.

Como si lo ya mencionado no fuera suficiente, el bacheo es uno más de los servicios públicos municipales que se suman a la lista de fallas por parte del edil y su gabinete, pues, incluso los mismos transportistas han encarado a Blanco Bravo para reclamar lo evidente: la ciudad está convertida en un cráter. En el mismo tema, habitantes de colonias como La Estación, una de las tantas donde Cuauhtémoc realizó una gran labor de publicidad cuando contendía por la presidencia municipal, se han manifestado desesperados por las malas condiciones y el deterioro que las vías de esta zona presentan, misma que es ruta del transporte público en la ciudad; las malas condiciones en las que se encontraba la calle Leandro Valle esquina con Plan de Ayala ocasionaron que los vecinos bloquearan el paso a los vehículos para evitar accidentes, pues la capa asfáltica fue severamente afectada aun cuando dos meses antes de ese hecho, obras públicas del municipio realizó trabajos de bacheo, lo que habla de la utilización de materiales de mala calidad.

“Hace dos meses y medio vino personal del ayuntamiento y sólo pusieron una especie de gravilla, ni siquiera lo taparon bien, pero a la primera caída de lluvia el material se botó y los hoyos quedaron peor y los vecinos cerraron la calle para evitar que más autos resulten afectados, ya que incluso algunos se han quedado sin llanta o sin rines a causa de los baches”, dijo la señora Teresa Rosales, en octubre pasado.

Lo anterior es vigente a menos de tres meses de que posiblemente, el alcalde Cuauhtémoc Blanco solicite licencia para separarse del cargo en aras de contender para otro puesto de elección popular, en este caso la gobernatura, como se ha rumorado desde el inicio de su administración y como lo ha dejado notar con la campaña política que ha iniciado por debajo del agua mientras el municipio sigue trabajando en número rojos y dejando un Cuernavaca cada vez más desgastado así como una población con más hartazgo que afición.

------------------------------------------------------ ---------------------------------------
Loading...
------------------------------------------------------ ---------------------------------------

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here