miércoles, 20 marzo, 2019
Chismito La Principal

‘Roma’ hace historia y se lleva tres premios Oscar

Una noche para recordar fue la de esta 91 entrega de los premios Oscar, donde la película Roma, del director Alfonso Cuarón, se alzó como ganadora de tres estatuillas: Mejor Película Extranjera, Mejor Fotografía y Mejor Director.

Es la primera vez en la historia del Oscar que una película mexicana —y con diálogos en español y mixteco— logra llevarse el Oscar a Mejor Película Extranjera (o en habla no inglesa). Esto no para ahí, antes de Roma, ninguna película mexicana había ganado este premio, lo más cerca de la hazaña fue El Laberinto del Fauno, pero esta cinta de Guillermo del Toro fue una producción México-España.

Aunque los mexicanos ganando premios Oscar ya se ha hecho algo cada vez más común, siempre habían levantado los premios por películas hechas fuera del país, de ahí que los premios de esta entrega sepan más tricolores que nunca.

Muchas gracias Libo, a mi familia, a México y sobre todo a Jonás, Bu y Olmo.

—Alfonso Cuarón, en su discurso al Oscar como Mejor Director

Los Oscar de Cuarón

Esta fue la noche del director Alfonso Cuarón, ya tenía en casa dos premios Oscar por Gravity, que le dio las estatuillas de Mejor Director y Mejor Montaje; ahora suma tres más por Mejor Película Extranjera, Mejor Fotografía y repite Mejor Director por Roma.

Se suma al récord alcanzado por Alejandro González Iñárritu, que tiene dos Oscar como Mejor Director (él además ganó Mejor Película y Mejor Guion Original por Birdman).

En seis años, cinco premios a Mejor Director han sido ganados por mexicanos: Alfonso Cuarón por Gravity en 2014; Alejandro González Iñárritu por Birdman en 2015 y The Revenant en 2016; Guillermo del Toro por The Shape of Water en 2018 y ahora repite Cuarón por Roma en 2019. Entre ellos, solo ha estado Damien Chazelle que por La La Land obtuvo el Oscar en 2017.

Las barreras que rompió ‘Roma’

Desde su lanzamiento, Roma se convirtió en un fenómeno social, pues cuenta una historia muy personal de la infancia de Alfonso Cuarón, pero ha dejado de manifiesto el mensaje de rechazo al racismo y al clasismo contra las empleadas domésticas; es también una reivindicación al trabajo de las mujeres, sobre todo a las indígenas.

Caso aparte es que es la primera vez que una película así de esperada —marcó el regreso de Cuarón al cine mexicano— no se exhibe en cine comerciales, por lo que hubo toda una serie de estrategias para que Roma se viera en cines independientes, centros culturales, en explanadas y hasta en el helipuerto de la que fue la casa presidencial, Los Pinos.

Un ícono que aportó Roma fue el de Yalitza Aparicio, quien trascendió su personaje de Cleo y se volvió un símbolo del indigenismo mexicano, nos demostró que los estereotipos de belleza son realmente inútiles y nos hizo ver cómo nuestra vida no está marcada por un destino. Ella pensaba dedicarse a ser profesora de jardín de niños y ahora estuvo nominada a un premio Oscar a Mejor Actriz.

Hay un antes y un después de Yalitza Aparicio y Roma. Como ha dicho ella, ahora muchas personas parecidas a ella (como la mayoría de los mexicanos) podrán ver que alguien con quien identificarse.

La mayoría del elenco de Roma no eran actores profesionales (solo Marina de Tavira y Jorge Antonio Guerrero). El más famoso es Latin Lover, pero ha sido más conductor, luchador y estríper.

Esto suma curiosidad al reparto, creado por un casting que logró arropar a esas personas tan cercanas a Cuarón.

Hoy Roma hace historia, ha logrado que el cine internacional voltee a ver ya no solo a los cineastas mexicano sino a nuestra realidad, que bien puede verse reflejada en cualquier otra parte del mundo.

INFORMACIÓN DE MÉXICO.COM

------------------------------------------------------- ------------------------------------------------------
loading...
-------------------------------------------------------
Loading...